Lo que dejó la movilización de trabajadores y movimientos sociales
Para Hugo Yasky, de la CTA de los Argentinos, la marcha dejó abierto el camino de la unidad opositora. En tanto, Hugo Moyano consideró que por ahora “no se conversó” la posibilidad de convocar a un paro.

La marcha del 21F representó para el titular de la CTA de los Argentinos, Hugo Yasky, una muestra concreta de “la decisión de nuestra clase trabajadora de salir a luchar” contra las políticas de ajuste del gobierno de Mauricio Macri. Incluso se entusiasmó con la posibilidad de “expandir” el proceso de unidad que considera que ha comenzado. Por su lado, el titular de camioneros Hugo Moyano coincidió en resaltar la masividad del acto, reiteró su preocupación por la falta de generación de nuevos empleos y aunque reconoció que “no se conversó la posibilidad de un paro general” dijo que “tarde o temprano si no dan respuestas, veremos”.

Sobre el acto del 21F, el camionero dijo que no sólo fue multitudinario sino que todo se desarrolló “con orden y respeto” por lo que se demostró que “los trabajadores somos democráticos y no desestabilizadores”. En ese sentido, reconoció que si tuviese que hablar con el Presidente lo haría: “Por supuesto que me sentaría, tengo la responsabilidad de un gremio importante y tengo la obligación de hacerlo”, dijo Moyano. Durante una entrevista radial, el sindicalista indicó que hace tres semanas que no habla con el Presidente y agregó, con tono a chicana, que no lo hace con los ministros porque “son todos verseros”.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, le respondió con otra chicana al sostener que Macri no es la persona indicada “para hablar de temas judiciales” (ver aparte).

El protagonismo de Moyano provocó una serie de especulaciones sobre su futuro gremial pero el camionero se encargó de relativizar la posibilidad de volver a conducir la central obrera. “Estoy grande para ser secretario de la CGT, no lo sería”, dijo.

Por su parte, Yasky tuvo un momento para recordar a los gremialistas que no adhirieron a la movilización. “Son los que más férreamente están aferrados a las sábanas de la cama en la que quieren seguir con el gobierno”, dijo y agregó que “los que quieran seguir siendo oficialistas van a tener la dura tarea de tener que dar explicaciones a sus afiliados”. De todas formas reconoció que de ese universo sindical hay algunos con los que se debe conversar para aunar posturas para elaborar una agenda en común. El objetivo, dijo, es revertir el contexto de “paritarias con techo y ataques al movimiento sindical” promovido desde el gobierno de Cambiemos.

El también diputado por el FPV-PJ aseguró que “el pueblo está dispuesto” a confrontar con las políticas del oficialismo y sobre la marcha resaltó el “clima fraternal” y la “convivencia pacífica entre los distintos sectores”. Por otra parte, Yasky advirtió que “si la marcha hubiese sido un fracaso, el Gobierno no estaría ni siquiera hablando de los gremios, estaría diciendo que los sindicalistas se quedaron solos”.

Fuente: Página 12

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.