Norwegian Air Argentina anunció que a partir de este jueves lanzó la comercialización de sus dos nuevas rutas que unirán al Aeroparque Jorge Newbery de Buenos Aires con Ushuaia y Jujuy. Mientras que LATAM Argentina no solo ha permanecido ajena a este crecimiento, sino que está enfrentando un indudable achicamiento.

“Habrá pasajes desde AR$ 899 por tramo para el caso de los vuelos a Jujuy, y desde AR$ 1.199 por tramo en el caso de Ushuaia (con impuestos incluidos), siempre que se compren ida y vuelta y con al menos 30 días de antelación a la fecha de la partida del vuelo”, destacaron desde la aerolínea.

Con lo cual resulta imposible la competencia con nuestra aerolíneas de bandera, que viene en baja, con una intención clara de vaciamiento.

En este sentido, como parte de la política aerocomercial, la conducción de la Línea Aérea de Bandera ha llevado adelante en los últimos años un proceso de achicamiento del área internacional. De 14 aeronaves de largo alcance, la empresa ya devolvió dos A-340 y comunicó oficialmente la desprogramación total de dicha flota para fin de este año.

De este modo, oficialmente la flota de fuselaje ancho quedará compuesta por 10 aeronaves, afectando seriamente la carrera profesional de los pilotos del sector por lo que la empresa ya nos convocó a una Comisión de Desarrollo Profesional para la reubicación y revisión de dotaciones requeridas por aeronave.

Paralelamente, la compañía levantó rutas (por ejemplo, Barcelona) y achicó frecuencias (por ejemplo, Nueva York).

En este lapso, Aerolíneas Argentinas redujo su dotación en más de 200 pilotos.

En medio de un proceso de expansión del Holding en la Argentina en los últimos años (sumando decenas de rutas y frecuencias operadas por las subsidiarias extranjeras del grupo), LATAM Argentina no solo ha permanecido ajena a este crecimiento, sino que está enfrentando un indudable achicamiento que se ve reflejado en la devolución de dos A-320, la reducción de la plantilla de personal, en el cierre del Call Center, en la disminución de frecuencias, como sufrimos en la ciudad de Río Grande y en el cierre de las bases San Juan y Bahía Blanca.

A su vez, mientras se niega a firmar el CCT actualizado (incumpliendo compromisos asumidos), recientemente nos ha presentado una propuesta con 19 puntos para flexibilizar las condiciones laborales.

Como parte del desmantelamiento de la flota oficial, las autoridades provinciales han favorecido decididamente la contratación de servicios aéreos privados.

Fuente: APLA

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.