El presidente boliviano reafirmó su triunfo en las elecciones del domingo. El cómputo oficial le da el 46,83 por ciento de los votos frente al 36,7 del opositor Mesa, con lo que evita el ballottage. “Dicen que hubo fraude, entonces que lo demuestren», planteó Morales y volvió a invitar a la OEA a que audite los resultados. Igualmente cuestionó al organismo regional porque antes del escrutinio «ya habían opinado y sugerido una posición».

El presidente boliviano, Evo Morales , aseguró este jueves que ganó en primera vuelta las elecciones generales, al obtener más de 10 puntos de diferencia sobre el opositor Carlos Mesa, lo que según la ley evita un ballottage.

«Una buena noticia (…) Ya ganamos en la primera vuelta», dijo Morales en una rueda de prensa. En medio de los cuestionamientos de la oposición por irregularidades en el recuento, el mandatario le puso fin a las especulaciones y brindó el último parte del Tribunal Electoral, con el 98,42 por ciento escrutado. El Movimiento al Socialismo (MAS) logró el 46,83 por ciento de los votos sobre el 36,7 computado para el opositor Carlos Mesa. Por apenas unas décimas, Evo Morales confirmó su victoria para un nuevo mandato. “Ya ganamos en primera vuelta”, sentenció.

En una conferencia de prensa desde la Casa Grande del Pueblo, el electo presidente para un cuarto mandato confirmó que esos resultados son los definitivos. “Falta todavía computar el 1,58 por ciento del votos, que son de áreas rurales”, sostuvo Evo Morales, reafirmando su victoria. 

En el mismo tono de ayer, el mandatario cuestionó a la oposición por “desconocer” el voto indígena. “Insisten con el odio, el desprecio y la discriminación”, remarcó y llamó a todos los dirigentes opositores a hacer una “profunda reflexión” para “no rechazar lo avanzado”.

Morales denunció que ayer a la noche un grupo de violentos convocados por la oposición fue hasta su casa para amedrentarlo. “Han ido a buscar mi casa, unos veinte tipos, y yo no tengo seguridad alguna”, comentó indignado el mandatario como muestra de las acciones violentas que se dirigieron directamente hacia diputados y senadores electos y sus familias. 

“Dicen que hubo fraude, entonces que lo demuestren»

Consultado por los dichos del director de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), Gerardo de Icaza, quien pidió que haya segunda vuelta para resguardar la legitimidad de los comicios, Evo Morales reiteró la invitación al organismo para auditar la votación y los resultados. 

“Dicen que hubo fraude, entonces que lo demuestren, que presenten algo”, planteó el mandatario, que remarcó que la OEA, como cualquier otro organismo internacional debe respetar en primer lugar la constitucional nacional.

De todas maneras, Morales cuestionó duramente que el organismo se haya expresado antes de que culmine el escrutinio oficial. “Antes de que termine el cómputo oficial ya habían opinado y sugerido una posición. La misión de la OEA está con el golpe de Estado, un golpe de Estado interno y externo”, cerró el mandatario.

«Cuando perdimos no hemos quemado puntos electorales»

El opositor Mesa dijo que no reconocería los resultados del Tribunal Supremo Electoral, al que acusa de haber manipulado la votación para favorecer al candidato oficialista, por lo que grupos opositores mantienen protestas en todo el país. Morales denunció un intento de golpe de Estado.

Frente a las críticas opositoras, Evo Morales recordó que en 2002 su partido perdió contra la fórmula Gonzalo Sánchez Lozada – Carlos Mesa por escasos votos de diferencia y, que a pesar de cuestionar el resultado, no pusieron en duda los comicios.

“En las elecciones del 2002 ellos nos ganaron con 42.000 votos y en este momento nosotros ganamos con más de 600.000 votos de diferencia”, sostuvo el presidente, que agregó: “Cuando perdimos no hemos quemado puntos electorales y no hemos puesto en duda el escrutinio, incluso cuando supimos que nos han robado los votos”.

Fuente: Página 12

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.