Tras remarcar que «el mundo y los patriotas bolivianos», Morales llamó a los opositores que forzaron su salida a asumir «su responsabilidad de pacificar al país» y garantizar «la estabilidad política y convivencia pacífica» del pueblo boliviano. También agradeció las manifestaciones de apoyo.

La declaración de Morales a través de su cuenta personal en Twitter es la segunda desde que fue obligado a presentar su renuncia tras las amenazas de las Fuerzas Armadas y de seguridad, garantes del golpe a través del uso de las armas.

“Mesa y Camacho, discriminadores y conspiradores, pasarán a la historia como racistas y golpistas. Que asuman su responsabilidad de pacificar al país y garanticen la estabilidad política y convivencia pacífica de nuestro pueblo”, fue la declaración del presidente constitucional que, además destacó que “el mundo y bolivianos patriotas repudian el golpe”.

A través de un segundo tuit, el mandatario sobre cuya renuncia aún no se pronunciaron las instituciones que debieran garantizar que se respete la cadena sucesoria y el estado de derecho, expresó su agradecimiento a los gobiernos y dirigentes del mundo que “se comunican con recomendaciones, sugerencias y expresiones de reconocimiento” hacia él y su gobierno constitucional.

“Nos dan aliento, fortaleza y energía. Me emocionaron hasta hacerme llorar. Nunca me abandonaron; nunca los abandonaré”, prometió Morales en la declaración que hizo pública a primera hora del día.

Anteriormente, y luego de dar cuenta del golpe de Estado, el presidente depuesto retuiteó las declaraciones de apoyo publicadas por varios dirigentes, entre ellos el presidente electo de la Argentina, Alberto Fernández; su vice, Cristina Fernández de Kirchner; el ex presidente brasileño Luis Inacio “Lula” Da Silva; el gobernador bonaerense electo, Axel Kicillof; y el referente de Podemos, el español Pablo Iglesias.

Lo que hasta ahora se sabe es que Morales se encuentra en el Chapare, su tierra natal del departamento de Cochabamba. Desde allí formuló sus declaraciones públicas, denunció el golpe contra la democracia y advirtió sobre el intento de detención ilegal en su contra anunciada por el propio Camacho. Luego, esa orden fue desmentida por el comandante de la Policía boliviana, Yuri Calderón.

Renuncio para que Mesa y Camacho no sigan persiguiendo, secuestrando y maltratando a mis ministros, dirigentes sindicales y a sus familiares y para que no sigan perjudicando a comerciantes, gremiales, profesionales independientes y transportistas que tienen el derecho a trabajar”, dijo Morales.

Además, llamó a “continuar la lucha” y le aseguró al “el pueblo boliviano” que “no tengo por qué escapar, que prueben si estoy robando algo”. “Si dicen que no hemos trabajado, vean las miles de obras construidas gracias al crecimiento económico. Los humildes, los pobres que amamos la Patria vamos a continuar con esta lucha”, concluyó.

(Página 12)

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.