La periodista internacional, dialogó con Nuestra Propuesta tras el asesinato de Qassem Soleimani, general Iraní, a manos del gobierno de Donald Trump.

-Esta madrugada mataron en Bagdad a un líder militar iraní, en un bombardeo que se adjudicó EE.UU….

No podemos ignorar que es Estados Unidos y también Israel, que es clave en esto porque viene sosteniendo una campaña de imputar a Irán en lo que sea. Esto es un hecho gravísimo, es una declaración de guerra. Irán se ha comportado seriamente y ha tomado caminos diplomáticos. Se está armando un esquema de guerra que incluso fue denunciado por el Papa Francisco. De distintas formas Estados Unidos está en una guerra, situación que no escapa a América Latina, que buscan tenerla asegurada.

-¿Busca el Pentágono romper la estabilidad que había logrado Irán?

Por supuesto. Pero hay algo detrás de todo esto: la utilización de personajes como Netanyahu. No podemos disociar más los intereses de Estados Unidos a los de Israel. Israel está metido en Chile y en Bolivia. Este atentado está preparado entre Estados Unidos e Israel, que forman un conjunto muy peligroso para el mundo sobre todo en el gobierno de Trump, aunque todos sabemos que los gobiernos estadounidenses tienen esta lógica. El imperio está desnudo ante la mirada de todos. Irán no estaba haciendo absolutamente nada y elegir a una personalidad tan querida en Irán es una provocación escandalosa en este período histórico. No se miden las circunstancias. Buscan crear una zona de conflicto mucho más sostenida.

-Tras el atentado, tanto Irán como Irak alertaron por la situación que se avecina…

Irán tiene condiciones para responder. Lo más fuerte para EE.UU es que se reunían las figuras más importantes de Irán e Irak. No es que Irán esté agitando las protestas de Irak, es que Irak ha pedido el respaldo de otros países para que las tropas estadounidenses se vayan. Entonces Trump busca disciplinar a Irak. Esto manifiesta la decadencia imperial que se expresa de forma descarada, de la misma manera que en nuestro continente buscan darle órdenes a Maduro, a los golpistas bolivianos y a nosotros en Argentina.

-En sintonía, Rusia y China han expresado preocupación por lo sucedido…

Rusia ha hecho todo lo posible para estabilizar la región y tiene una buena relación con Irán. El que hace la inteligencia en esa región es Israel, no podemos ocultar a uno de los responsables de los genocidios del Siglo XXI. Es un ataque terrorista de aquellos que dicen que luchan contra el terrorismo. Gracias a la Federación Rusa y China podemos pensar en un cierto equilibrio, ya que esto hubiera generado una guerra instantánea en otro momento. Se acabó la unilateralidad de Estados Unidos con la que pensaba jugar todas sus cartas y en ese sentido la alianza con Israel se convirtió en una trampa para EEUU, que lo obliga a ir más lejos en algunas cosas en la que muchos militares yanquis dicen que hay que ir con cautela. Que en un país como Irak empiecen a pedir la salida de las tropas estadounidenses es un síntoma del cansancio y agotamiento por las invasiones. Lo mismo que acá se evidencia con el agotamiento por el neoliberalismo, que es un proyecto que tiene el capitalismo para meterse en la región y buscar gobiernos digitados desde Washington.

-Los intereses de EE.UU también están puestos en América Latina…  

Hemos empezado el año 2020 con una enorme resistencia en América Latina. Los más de 75 días de levantamiento del pueblo chileno que se mantiene heroicamente en las calles. En Colombia nunca hubo un movimiento tan importante en respuesta a los incumplimientos de los Acuerdos de Paz. En Bolivia los partidarios del MAS siguen movilizados a pesar del Golpe de Estado y la represión. Cuba está en pie ante el asedio estadounidense, que aumenta el bloqueo a sabiendas de que hay otros países que pueden ayudarla como China y Rusia. Nicaragua se ha puesto de pie y a Estados Unidos cada vez le es más difícil entrar. No es cierto que el imperio este triunfando, por eso cada vez aparecen con más violencia en el mapa político.

-Ese mapa de conflicto que señalás, ¿qué escenario nos presenta?

Tenemos que exigir a los políticos latinoamericanos que estén claros que no nos estamos enfrentando a los Bolsonaro, Añez y los Macri. Nos estamos enfrentando a Washington. Este es un período en el que necesitamos muchísima inteligencia para actuar y mucha imaginación. Siempre nos hemos escapado del corset estadounidense por la imaginación con la que actuamos. No nos han cortado las alas, nuestro vuelo tiene que ser una toma de conciencia clarísima de donde está el enemigo principal. Y ante ese enemigo principal tenemos que ser conscientes  de cuáles son nuestras armas. No es tan fácil resistir a las presiones sobre Evo Morales como lo hacen, aquí Alberto Fernández  y AMLO en México. Si EE.UU. te dice que Bolsonaro y Duque son demócratas es porque quieren ese modelo de país. El límite de las mentiras de Estados Unidos está acabando y tenemos que estar muy preparados: nos estamos jugando el destino de nuestra región.

(Nuestra propuesta)

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.