Ayer por la tarde los operarios agremiados en la UOM presentaron una nota en el Ministerio de Trabajo de la Nación para que intervenga y se defina la situación. A través de portales de noticias y redes sociales los empleados de Digital Fueguina supieron que el Grupo Garbarino, al que pertenece, está a la venta. “Esto es un combo explosivo porque nosotros no tenemos ningún tipo de información”, dijo Gisela Turina, delegada de UOM en Digital Fueguina.

Durante el 2019 los empleados de la empresa ya habían estado suspendidos por más de medio año.

RIO GRANDE.- Desde ayer es de público conocimiento la situación en la que se encuentra la fábrica Digital Fueguina. En la planta desempeñan tareas empleados de, por lo menos, cuatro gremios diferentes (UOM, ASIMRA, CEC, Gastronómicos, entre otros). El Sureño conversó con representantes de UOM y ASIMRA para saber qué decidieron hacer ante la falta de respuestas y la posible venta del grupo empresario al que pertenecen. 
Ayer, cerca de las 14:00, representantes de la UOM llevaron a la sede del Ministerio de Trabajo de Nación una nota pidiendo que se convoque de forma urgente a una reunión entre la empresa Digital Fueguina, o el Grupo Garbarino, y los trabajadores: “Nosotros terminamos el 2019 sabiendo que en el mes de febrero del 2020 íbamos también a estar suspendidos. Lo que sí tenemos un acuerdo interno obviamente de suspensión, en el cual teníamos una cláusula que le pusimos a la empresa que especificaba que nos tenían que llamar entre los primeros días y el 15 de febrero para tener una reunión en la que nos pudieran explicar cómo íbamos a seguir. Porque si no, en teoría, el último día hábil de febrero termina la suspensión y el 2 de marzo nos tendríamos que presentar a trabajar”, explicó Gisela Turina, delegada de la UOM en Digital Fueguina. 


Esa reunión nunca ocurrió. Tampoco hubo contacto con los dirigentes de UOM nivel provincial o con los delegados de la fábrica. Ayer, entonces, se presentó el pedido al Ministerio de Trabajo de la Nación para una audiencia urgente con algún responsable de la empresa a nivel local o nacional: “La incertidumbre es mucha y a todo esto se le suma el conflicto de la venta que sale por los medios en el mes de enero. A partir de eso, obviamente, todo esto tiene un tinte más serio porque ya no es solamente una suspensión. Y no sabemos qué va a pasar con el grupo, no sólo la fábrica de Río Grande. Por lo que están peligrando los 4500 puestos de trabajo del Grupo Garbarino. No solo los que trabajamos en Digital y Tecnosur”, agregó la delegada.  


Desde ASIMRA, el delegado Agustín Donadío hizo un relato similar de la situación: “Estamos suspendidos hasta el 29 de febrero supuestamente. Y siempre tratamos con los gerentes de acá, que son Sebastián Andrés Stella, Sebastián Cario y Diego Catalano. Ellos tienen comunicación con el directorio del Grupo Garbarino a través de Carlos García, que es quien les tendría que dar la respuesta. Pero por lo que nos dijeron ahora están abocados a lo que es la venta de la fábrica. Y ellos no saben decirnos cuál es el futuro inmediato de lo que va a pasar, porque no tienen noción de lo que pasará ahora en marzo”. 


Y agregó: “Nosotros seguimos en incertidumbre de saber si volvemos a laburar o no; si van a cerrar la fábrica o no, si nos van a pagar o no. Entonces estamos sin saber qué hacer porque nadie te da una respuesta o te dice qué va hacer”. 


Durante el 2019 la producción de Digital ya había sido de lo más irregular: tanto los empleados de UOM como los de ASIMRA estuvieron durante seis meses parados y comenzaron a trabajar recién en junio.

En ese tiempo, sólo se fabricaron aires acondicionados y algunos televisores: “Una vez que se terminó eso, quedamos a la espera de lo que sucedía de nuevo. Supuestamente íbamos a fabricar a Afasón, pero ahora resulta que la empresa no quiere otorgar los kits de ellos, porque luego si vende el grupo, no tiene a quién reclamar el dinero. Entonces tenemos una incertidumbre tremenda”, indicó.


Desde ASIMRA no descartaron tomar la misma medida que sus compañeros nucleados por la UOM, de pedir mediante una nota escrita al Ministerio de Trabajo que intervenga en la situación: “Necesitamos que esta situación se defina. Porque lo que más te mata es la incertidumbre, no saber si vamos a estar suspendidos en marzo, abril y mayo para arrancar en junio, por ejemplo. No te dicen nada a quince días de arrancar el mes que, supuestamente, tendríamos que presentarnos a trabajar”.


En total, contando todos los empleados que realizan diferentes tareas dentro de Digital fueguina, la cantidad de puestos laborales en juego supera los 300.

(El sureño)

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.