La Ministra de Gobierno informó que los cuatro pacientes están aislados y controlados en sus domicilios, como también sus convivientes. Tres de ellos llegaron por avión desde Buenos Aires a Ushuaia y el cuarto ingresó por la frontera terrestre a Río Grande. No descartó nuevos casos en función de los contactos con los familiares cercanos y sostuvo que era de esperar que aparecieran, en función del comportamiento del virus en todo el mundo y la reaparición de contagios en otras provincias. Epidemiológicamente no cambia la situación de Tierra del Fuego, que cuenta con tests suficientes, al igual que respiradores, y sigue manteniendo “un control estricto”. Respecto del escáner de San Sebastián, el gobierno nacional comprometió asistencia con un equipo acorde a las necesidades.

Río Grande.- La ministra de Gobierno Adriana Chapperón fue consultada por Radio Universidad 93.5 MHZ sobre la reaparición del COVID en Tierra del Fuego, después de casi 40 días sin casos.

“Veníamos diciendo que esto era posible y esperable, porque es lo que estamos viendo en todos los lugares del mundo y en el país. Es muy difícil el control epidemiológico más allá de todos los esfuerzos que uno hace. Lo importante para remarcar es que estos tres casos de Ushuaia y el caso de Río Grande están aislados desde el momento de su llegada a Tierra del Fuego y se están chequeando todos los contactos que pudieran haber tenido. En el caso de las personas que llegan en avión, es muy importante recordar que el protocolo se está cumpliendo a pies juntillas: a todas las personas que viajan se les entrega un barbijo de alta seguridad para el momento del vuelo, cuando no pueden mantener el distanciamiento social, y una vez que llegan a Ushuaia se hace un control estricto desde el área de epidemiología, se hacen distintos tests de acuerdo al lugar de procedencia. En algunos casos se hace el test del olfato, porque es uno de los síntomas más importantes. Son tests rápidos, y todos son controlados telefónicamente por los médicos que están haciendo el seguimiento, además hay una visita de las fuerzas de seguridad a los domicilios para ver si se está cumpliendo con el aislamiento. Lo mismo se hace con la frontera”, señaló.

Precisó que el caso de Río Grande “llegó por la frontera y los casos de Ushuaia llegaron a través del aeropuerto, y tenemos un control estricto de todos ellos. Los que llegaron por avión son de una familia de cinco personas, tres dieron positivos y los otros dos están asintomáticos. Llegaron en el vuelo del miércoles pasado, tuvieron síntomas y a partir de allí se activó el protocolo. Llamaron al 107, que dio cuenta a los médicos de que estaban sintomáticos, se procedió a hacer el testeo que arrojó el resultado que tuvimos el sábado, pero están aislados desde el momento en que llegaron. Pueden aparecer nuevos casos porque hay convivientes de estas personas, todos están asintomáticos, los pacientes que dieron positivo están muy bien de salud, en sus domicilios y controlados. Seguimos haciendo el camino epidemiológico para determinar todos los nexos, y todos están aislados. Esto es importante para cercar todos los casos y ya nos pasó hace 30 días atrás con una persona que vino de Salta y fue el único caso que tuvimos”, dijo.

Aseguró que “la situación epidemiológica de la provincia no cambia a pesar de estos casos. Sabíamos que había alta posibilidad de que ocurriera esto y lo que estamos revisando es todos los controles que hacemos por donde pueden ingresar pacientes positivos, que son la frontera y el aeropuerto”.

“Cuando el control está bien hecho y se aíslan los pacientes, podemos controlar el virus. Los tres casos de Ushuaia vinieron de Buenos Aires y el caso de Río Grande viajó desde la ciudad de Río Negro. El área de epidemiología de esa provincia está al tanto porque estas personas habían viajado por una cuestión humanitaria, estuvieron con algunos adultos mayores de Río Negro y nos pusimos en contacto para que ellos también puedan hacer los controles epidemiológicos”, manifestó.

Bien equipados

Respecto de la cantidad de tests, afirmó que hay suficientes y que “la nación siempre ha tenido un comportamiento muy federal. A pesar de la situación difícil que se está viviendo en CABA y en el AMBA, están permanentemente controlando lo que pasa en otras provincias. Tenemos cantidad de tests suficientes, los rápidos son para testeo epidemiológico, para saber cómo se comporta el virus en la población. Desde el área de epidemiología se hizo un testeo general de la población, en los bancos, en los supermercados y lugares de alto tránsito. Por otro lado se hizo un trabajo con los contactos de los casos que tuvimos, como ocurrió en la PSA, en la fuerza naval que se ocupa del reparto de los alimentos, en los canales de televisión. También se hicieron testeos a personas que habían estado en contacto pero que nunca habían sido sintomáticas. No se encontró ningún caso positivo, y en estos clústers sí se encontraron casos positivos, que son el 2,7% de los casos y eran asintomáticos. Habían sido pacientes que en su momento cursaron la enfermedad pero fue totalmente inadvertida”, explicó.

“No nos faltan tests y estos testeos que en otros lugares cotizan 2 ó 3 mil pesos, en la provincia se están haciendo en forma gratuita, no a todas las personas sino a las que corresponden. Con respecto a los respiradores, tenemos suficiente cantidad, hoy el problema no pasa por los respiradores sino por el recurso humano. Es muy difícil conseguir recurso humano capacitado que venga a la provincia y hace muchos años tenemos dificultad para traer profesionales. Las terapias intensivas están trabajando con sus planteles y hemos sido un ejemplo, porque nuestros terapistas han presentado a referentes de todo el país los dos casos que tuvimos internados en terapia intensiva, que pudieron ser dados de alta”, destacó.

“Los casos que tuvimos los pudimos atender perfectamente, no nos faltan respiradores”, reiteró, además por el hecho de contar con los que entregó Mirgor. “Lo que Mirgor ha podido lograr no sólo para la provincia sino para el país ha sido un avance importantísimo. Hoy AMBA y CABA están muy complicados, comenzando con el traslado de pacientes de una ciudad a otra para tratar de dar respuesta. El 50% de las camas de terapia intensiva están ocupadas en esta época del año por pacientes que no son COVID, y esto complica poder hacer frente a todos los casos que se presentan. Ha sido muy importante para el país, que tenía que ir a buscar respiradores a China, poder tener esta producción en Tierra del Fuego, que llega a todas las provincias”, sostuvo.

“Hemos estado casi 39 días sin casos y pedimos una vez más el esfuerzo de todos para cumplir con el aislamiento, que a veces dicen que es innecesario. Hoy todas las provincias tienen casos y es necesario extremar los controles. Tenemos que usar los barbijos o tapabocas, mantener la distancia y ser responsables si venimos de otro lugar, cumpliendo con la cuarentena. Han sido muy pocos casos en los que no se ha cumplido y hemos sido muy estrictos, haciendo las denuncias que corresponden, porque corresponde una denuncia penal, pero la gran mayoría de la población cumple”, aseveró.

Operativo Pandemia Verde

Por otra parte, respecto de los dos últimos allanamientos luego de los cuales quedó involucrado un funcionario de gobierno, como parte de la investigación del ingreso de 27 kilos de marihuana a la provincia, dijo que se continúa con la investigación de la justicia federal. “La policía de la provincia colabora en todo lo que puede y en lo que indica el juzgado. Fuimos informados de estos allanamientos en Río Grande, uno con resultado positivo, por lo que quedó una persona detenida e incomunicada, y otro en la casa de un funcionario provincial, que ha sido apartado de su cargo momentáneamente, hasta tanto la justicia lo indique. Ha sido notificado de derechos y garantías pero no quedó detenido, hay que analizar las pruebas que encontró la justicia y ellos serán los que definan el grado de participación. El mensaje del gobernador fue muy claro y no se hace distinción de dónde trabaja cada uno o de qué cargo ocupa. Los funcionarios somos todos adultos y responsables de lo que hacemos con nuestras vidas, y obviamente si cometemos delitos, deberemos pagar por ellos como cualquier otro ciudadano”, sentenció.

Nuevo escáner

Finalmente informó sobre la reunión virtual que mantuvo con el gobernador y el Ministro de Seguridad de la Nación, “a quien le expusimos la situación del escáner que se trajo en abril del año pasado, que estaba en desuso en Campo de Mayo. Se lo reparó, la provincia erogó más de 14 millones de pesos y el escáner no funcionó prácticamente nunca. Tenemos todos los datos que nos ha pasado Gendarmería, que tiene a cargo este equipo y debe operarlo. El ministro pidió que Gendarmería diga las características del escáner que necesita, porque tiene que tener un lugar donde poder estar, que no sea a la intemperie como está hoy. El gobernador se comprometió a hacer esa obra para instalar el nuevo escáner que prometió entregar el gobierno nacional a Tierra del Fuego”, anunció.

“Más allá de eso, técnicamente este escáner podría soportar vientos de 80 kilómetros por hora, y no se rompe exclusivamente por el viento. Nosotros debemos todavía 6 millones de pesos a la empresa que lo reparó, aunque el aparato nunca funcionó y tecnológicamente no está a la altura de lo que se está usando hoy. El ministro dijo que esto está pasando en muchas provincias que tienen frontera y el compromiso es ayudar al gobierno provincial. Hablamos de otros temas que nos preocupan, como el narcotráfico, la trata de personas, el lavado de dinero, la estafa, que son delitos que tenemos en la provincia y están relacionados uno con otro. El compromiso del gobierno nacional es poder trabajar en conjunto en estos temas y esto siempre es alentador”, concluyó.

(Provincia 23)

Artículos Relacionados

Deja un comentario