Se desprende de un detallado informe emitido por la Secretaría de Desarrollo Social del Municipio de Río Grande. Se incrementó exponencialmente la asistencia alimentaria de emergencia con demandas espontáneas. También existió un aumento del 70% de aportes a comedores comunitarios y merenderos, como así también un incremento del 40% en la asistencia con módulos a Adultos Mayores.  

El Municipio de Río Grande, a través de la Secretaría de Desarrollo Social, brindó un informe pormenorizado con el balance de la asistencia social que se brinda, desde el inicio de la emergencia sanitaria hasta el día de hoy, a vecinos y vecinas que se encuentran en un escenario vulnerable y que han visto agudizada su situación frente a las consecuencias de la pandemia. 

De dicho informe, se desprenden diversos resultados, que muestran un incremento exponencial en la asistencia alimentaria, marcado principalmente por la gran cantidad de demandas alimentarias que surgen de manera espontánea y son consideradas de emergencia, las cuales se suman a las ya estipuladas por padrón en el ‘Programa Alimentario Municipal’. 

De esta manera, a través del análisis de datos se vislumbra un crecimiento del 400% en la asistencia alimentaria de emergencia, dadas a través de demandas espontáneas, registrándose que antes de la pandemia se hizo entrega en tres meses de 1300 módulos por demanda espontánea, representando 450 módulos por mes; mientras que durante la pandemia se entregaron en tres meses 5370 módulos por demanda espontánea, representando 1790 módulos por mes. 

Además, se mantuvo la entrega de módulo sistematizados por padrón, según el ‘Programa Alimentario Municipal’, los cuales sumados a las demandas espontáneas de emergencia; a la asistencia a organizaciones sociales; a instituciones, agrupaciones y asociaciones; demandas de adultos mayores y de familias con miembros con alguna discapacidad, dan un total que supera los 40.000 aportes alimentarios y módulos en el tiempo transcurrido de cuarentena ante el COVID-19.  

Por otra parte, en el informe se detallan las acciones llevadas adelante en relación a los Adultos Mayores, uno de los grupos más sensibles a la pandemia, con quienes se trabajó en recomendaciones sobre las medidas de prevención y cuidado; asesoramiento y guía a familiares y referentes responsables del cuidado de adultos mayores; aplicación de vacunas a domicilio y confección de recetas, trabajo en articulación con la Secretaría de Salud RGA; compra de medicamentos; solicitud y entrega de leña, en articulación con la Secretaría de Gestión Ciudadana; otorgamiento de kits de higiene personal a personas en situación de vulnerabilidad socioeconómica o de escaso andamiaje de contención; entre otras acciones. 

Finalmente, también se subrayan las acciones dadas en colaboración con el programa municipal ‘RGA Solidaria’, en la entrega de elementos de primera necesidad tales como abrigo, alimentos, y demás; como así también el trabajo que se lleva a cabo desde Desarrollo Social, como el referido a la contención social brindada en el marco de situación de calle y de alojamiento; entrega de colchones, sábanas, frazadas, pañales, entre otros artículos necesarios;. Además del arreglo de artefactos hogareños de calefacción; subsidios para carga de gas; pago de servicios y ayudas económicas para alquiler familiar y por situación de violencia de género; y la entrega del protocolo de Higiene y Seguridad a cada organización social que realice la actividad de comedor comunitario, merendero o copa de leche.

Artículos Relacionados

Deja un comentario