Por/ Stella Calloni

Buenos Aires., El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, presentó ayer el Plan de Seguridad Integral que anunció el pasado viernes, el cual incluye un aumento salarial de casi 40 por ciento a la policía, así como la posibilidad de una mayor preparación con una universidad, considerando que con esto se comienza a saldar una deuda histórica del gobierno provincial con sus fuerzas del orden y también atendiendo las necesidades de una seguridad sanitaria, que era otra demanda desde hace tiempo.

Tras el anuncio los policías empezaron a desmovilizarse y aunque consideraron las medidas insuficientes, reconocieron que es un paso adelante en su lucha.

En distintos puntos de la provincia de Buenos Aires se mantenían los grupos policiales protagonistas de un alzamiento que llegó a su punto límite cuando algunos rodearon la residencia presidencial de Olivos, lo que disparó el rechazo de todos los sectores políticos y sociales, así como los sindicales, que propusieron permanecer en estado de alerta.

Quedó en evidencia que los grupos más radicalizados estaban ligados al opositor Juntos por el Cambio y con relación cercana con ex funcionarios de ese sector que estuvieron alentando la rebelión. Pero también quedó claro que al frente de las acciones más amenazantes estuvieron policías despedidos e incluso algunos que son procesados por diferentes delitos.

Si queremos construir una política de Estado en materia de seguridad, los salarios de la policía tienen que estar a la altura de las circunstancias, señaló Kicillof, quien ya tenía preparado este anuncio cuando intempestivamente se produjo el levantamiento policial en un país donde los rumores de golpe siempre intranquilizan a la sociedad, que a finales de 1983 comenzó una larga transición democrática, la cual se fue consolidando, no sin haber tenido varios intentos golpistas y destituyentes contra los gobiernos populares e independientes.

La seguridad en la provincia de Buenos Aires sufre graves problemas estructurales desde hace mucho tiempo que van de lo salarial al equipamiento, la infraestructura, la formación y la jerarquía. Pero esos problemas estuvieron marcados por un fuerte deterioro en los últimos cuatro años, añadió Kicillof, y destacó el anuncio del presidente Alberto Fernández de destinar casi 2 por ciento de la coparticipación a la provincia de Buenos Aires, lo que era una vieja demanda.

Al detallar el Plan Integral de Seguridad, el gobernador recordó la serie de medidas anunciadas el viernes pasado a las que se destinará una inversión de 37 mil 700 millones de pesos (79 pesos por dólar, al cambio oficial) para los salarios policiales, más el mejoramiento de los servicios de las comisarías, algunas en estado de calamidad, la compra de equipos nuevos y otros rubros.

Por otra parte, Kicillof anunció la creación del Instituto Universitario Juan Vucetich, y la construcción de dos hospitales que prestarán servicio exclusivo a la policía bonaerense, que tenía una deficiente cobertura social. Por último, se refirió a las manifestaciones que realizaron efectivos en distintos puntos de la provincia y sostuvo que si era un reclamo salarial y de mejores condiciones de trabajo, estamos dando una respuesta contundente e histórica, y que esa forma de actuar (contra la residencia presidencial) deslegitima reclamos que son legítimos y que no es la manera de expresarse.

(La jornada)

Artículos Relacionados

Deja un comentario