Destacado
    Necesita instalar plugin Jetpack y habilitar "Stats".

El secretario de Derechos Humanos del CECIM (Centro de Ex Combatientes de Islas Malvinas) La Plata, Ernesto Alonso, expresó una marcada indignación por la nueva postergación de las indagatorias en el juicio por torturas a soldados argentinos en Malvinas. Cuestionó duramente a la jueza Mariel Borruto y al defensor oficial, Guillermo Garone. Dijo que “acá se ha consolidado una tecnología de la impunidad”. Se preguntó “¿Quién se pone del lado de las víctimas?”.

Río Grande.- “La verdad es que ya no tenemos palabra, nos preguntamos qué términos le podemos poner a lo hecho y realizado nuevamente por la Dra. (Mariel) Borruto. Si hay un símbolo que refleja la lucha por la memoria, la verdad, la justicia, son las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo, pero Borruto es el símbolo de la impunidad”, señaló el secretario de Derechos Humanos del CECIM (Centro de Ex Combatientes de Islas Malvinas) La Plata, Ernesto Alonso, en referencia a la no declaración del General Omar Parada por una supuesta descompensación y la postergación de las restantes declaraciones, en el juicio por torturas en Malvinas.


Alonso lamentó “por los fueguinos que tengan a una persona como esa, a cargo de ese Juzgado”. Indicó que “acá se ha consolidado una tecnología de la impunidad, como de la que estamos hablando. Porque se comprueba si uno revisa que, a minutos comenzar las audiencias este martes, tuvimos este acting producido por el General Parada y –en el mismo día- el defensor oficial (Guillermo) Garone, quien recuerdo estuvo involucrado como fiscal en la investigación por la desaparición de Sofía Herrera, le pide a la Dra. (Borruto) que suspenda las indagatorias, porque no tiene bien preparada la defensa”, advirtió el representante del CECIM.


Se preguntó “¿De qué estamos hablando? Si esto no es un pacto de impunidad, si no es que juegan a que siga habiendo impunidad biológica”, expresó, en referencia a la avanzada edad de los imputados y los años que lleva la causa. Ernesto Alonso se preguntó también “¿Quién se pone del lado de las víctimas? Porque tenemos a la jueza y al defensor oficial, porque estos imputados ni siquiera llevan adelante el costo de un abogado privado sino que –como corresponde- tienen un defensor oficial. Ahora del lado de las víctimas estamos los querellantes, pero no hay nadie de la justicia”, insistió.


Reiteró que se encuentran “indignados” y volvió a decir, respecto de esta situación, que “en la ciudad de Río Grande tienen la mayor referencia de impunidad, de la República Argentina”. En ese mismo sentido repasó “cuando al año, con los primeros cuatro procesamientos, en forma irónica sacábamos la cuenta que la jueza necesitaría 311 años para concretar esta causa. Bueno, acá está este nuevo ejemplo, los hechos y el comportamiento de esta persona están a la vista. No está a la altura de llevar adelante la magistratura de este juzgado, porque insistimos en que estamos hablando de una causa de graves violaciones a los Derechos Humanos”, remarcó.


Dijo que Borruto “para tomar seis indagatorias más se tomó dos semanas y ahora nuevamente las suspende. Recordemos que el juez subrogante (Federico) Calvete, antes de asumir Borruto, había fijado fecha –hace dos años atrás- para la totalidad de las personas que debían llamar a indagatoria. Entonces ya es muy evidente, revisen y veremos que todo lo que venimos diciendo se viene corroborando con los hechos que lleva adelante la jueza Borruto, responsable y referente de la impunidad en la República Argentina; junto con el defensor Garone, porque son inadmisibles estas chicanas permanentes que mete en la causa”, advirtió Alonso.


Señaló el secretario de Derechos Humanos del CECIM La Plata que “todos estamos de acuerdo en que se debe garantizar el derecho a la defensa, pero no promover las chicanas para que dilaten esta causa. Porque hay víctimas, hay compañeros que esperan justicia hace cuarenta años y no tenemos palabras como para calificar estos hechos. Lo único que se pierde en estas cuestiones es la esperanza y tenemos estos faros, como lo son nuestras queridas Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, los organismos de Derechos Humanos –nosotros también somos uno- pero tenemos también los malos ejemplos, como la Dra. Borruto en este caso y este personaje, porque no encontramos otro término, intentando mantener y sostener la impunidad chicaneando en la causa”, dijo en referencia al pedido de Guillermo Garone para que se posterguen nuevamente las indagatorias, pedido resuelto favorablemente por la jueza quien fijó nueva fecha para el mes de junio.


Vale mencionar, finalmente, que los integrantes del CECIM y quienes son querellantes en la causa no descartan la posibilidad de impulsar alguna medida para separar a la jueza Mariel Borruto de la causa, algo que dicen será analizado por los equipos jurídicos que tienen.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.