La ministra de Gobierno y Justicia anunció que el próximo viernes se vuelve a reunir el Comité Operativo de Emergencia donde probablemente se tomen nuevas decisiones. “El número de casos no es lo único que determina cómo seguimos. Vemos los positivos, cuántos pacientes internados, no tenemos ningún paciente con requerimiento de oxígeno”, aclaró. La funcionaria además criticó la decisión del intendente Harrington señalándola como innecesaria “no había ninguna necesidad de cerrar Tolhuin”, manifestó.

“Es difícil tomar las decisiones. Se discuten epidemiológicamente, qué es lo que va pasando y se tiene que poner en la balanza reactivar la economía y cuidar los casos. El sábado cuando empezamos a conocer los casos en Río Grande se hace un análisis. Teníamos en frente ya las reuniones por el día del amigo y nuestra preocupación eran fundamentalmente no los lugares públicos sino las casas. En los domicilios privados es muy difícil controlar esta autorización, por eso el mensaje del gobernador era muy claro: no se reúnan. Pero siendo sábado no podíamos tomar otras decisiones. No cerramos las rutas porque esperábamos que la gente pudiera volver a su domicilio. El problema de Río Grande no es la cantidad de casos sino la dispersión de los casos. Entonces había que bloquear los contactos”, detalló la ministra.

Por Radio Nacional Ushuaia, Chapperón asumió que “estas susceptibilidades son difíciles. El gobernador no participa del COE, porque es respetuoso de los equipos médicos que están trabajando, para luego tomar decisiones. El sábado fue un día complejo, seguramente todo es perfectible”.

“No había ninguna necesidad de cerrar Tolhuin, toman decisiones solos. Lo que nosotros queríamos era bloquear la salida de Río Grande para garantizar el aislamiento”, criticó.

Respecto a futuras decisiones que podría tomar el Comité Operativo de Emergencia, la funcionaria indicó “el COE se vuelve a reunir el viernes, pero permanentemente estamos comunicado por distintas situaciones que surgen. Seguramente el viernes se va a tomar una decisión para ver cómo seguimos en la semana. Los números de Río Grande no nos desesperan. Sí sabemos que hay que hisopar más”.

“El número de casos no es lo único que determina cómo seguimos. Vemos los positivos, cuántos pacientes internados, no tenemos ningún paciente con requerimiento de oxígeno, no tenemos ningún paciente en terapia. Para tomar decisiones de cierre total, hay que evaluar esto. Y hay que medir las consecuencias que esto tiene”, aclaró.

Tras haber trascendido algunos nombres de personas que dieron positivo, la ministra remarcó “la gente quiere saber el nombre de la persona y eso no va a pasar nunca desde Salud. Jamás vamos a decir los nombres. En la medida que tenés un positivo, la obligación es informar al paciente. Y es el paciente mismo quien llama a sus contactos, a su familia y la información trasciende antes que se pueda dar un parte médico”.

“La comunidad tiene que estar atenta a aquellas personas que violan la cuarentena. Si uno sabe que el vecino tiene que cumplir con la cuarentena y no lo hace, ahí sí tiene que denunciar porque es una atentado contra la salud pública. Pero saber el nombre de los enfermos es estigmatizarlos. Nosotros sabemos cuántos casos hay, pero no tenemos idea de los nombres de los pacientes que dieron positivo. Esto lo sabe la gente de Epidemiología”, concluyó.

(Provincia 23)

Artículos Relacionados

Deja un comentario