Se trata de una imagen de la Virgen María que fue llevada desde Luján a las Islas Malvinas el 9 de abril de 1982. Los soldados le pedían protección y consuelo, y hasta se le atribuyeron varios milagros. La Virgen de Luján, además, volvió a estar en suelo argentino después de casi 37 años.

RIO GRANDE.- La escultura tiene unos 38 centímetros de altura y desde hace 37 años estaba en una catedral británica. Ayer fue presentada en Río Grande. Se realizó una breve y sencilla ceremonia en que se dijeron bendiciones y cánticos. Además, quienes así lo desearon, pudieron acercarse a la imagen, ofrecer alguna plegaria o hasta tomar una fotografía. Hoy habrá una misa a las 8:00 en la Parroquia Virgen del Carmen. Luego será trasladada a Tolhuin.  


“La virgen significa, para todos nosotros que hemos regresado, con la carga y los procesos que ha vivido nuestra Nación, también un cierre después de muchos años. Es realmente una paz espiritual. Porque para muchos que han regresado con heridas en el alma y en el corazón, es algo muy reconfortante”, dijo Horacio Chávez, excombatiente de la Guerra de Malvinas. 


Pero además de la importancia religiosa, Chávez reconoció que el regreso de la pequeña imagen de la Virgen de Luján a Río Grande representa también una forma de consuelo para los excombatientes: “Hoy un compañero, Sergio, decía que para nosotros como cristianos que creemos en Dios y la Virgen, es importante. Pero en Malvinas también hubo combatientes de otros credos. Tuvimos compañeros judíos, y también los que se consideraban no creyentes o ateos. Y nosotros los sumamos y respetamos a todos”


La imagen fue repatriada este año. Su ubicación se conoció a través de imágenes que casi fortuitamente llegaron a los ojos de algunos de los mismos soldados que la habían venerado en suelo malvinense. Luego fue necesaria una gestión internacional, y la intervención del Papa Francisco para arreglar la forma en que habría de ser devuelta al país. A 37 años de finalizada la guerra, la regresaron a suelo argentino.


“Nos lamentamos por aquellos que no han podido volver porque han quedado en Malvinas, pero creo sin lugar a dudas que la virgen tiene ese manto de piedad que corresponde más allá de las religiones, al hombre. Porque más allá de ser enemigos, adversarios en una guerra en la que el pueblo no tenía nada que ver. Eso es lo que nos recuerda la Virgen al fin y al cabo”, finalizó Chávez 


Cerca de las 18:00, con una procesión de vehículos y bajo la custodia de Gendarmería Nacional, la imagen fue bajada de una de las camionetas, y colocada en un pedestal. En una ceremonia que duró pocos minutos, se realizó una invocación, se dijeron plegarias, y los presentes se unieron en un pedido de mayor tolerancia, igualdad, y solidaridad para toda la comunidad. 


Algunos excombatientes junto a sus familias, representantes de organizaciones sociales, y vecinos, se acercaron para ver la imagen.
Lilian, vecina de la ciudad, también se acercó ayer al monumento a los caídos en Malvinas para presenciar el momento: “En toda la ciudad debería estar la virgen”, dijo emocionada. 


“Es que no es algo sólo por Malvinas. Es realmente muy importante el mensaje que nos trae ella. Toda la ciudad debería estar acá. Las autoridades también. Porque la virgen es de todos, para todos. Su bendición es para toda la ciudad”, dijo.


Finalmente, luego de una breve procesión que se realizó a pesar del viento, la imagen fue puesta nuevamente en una de las camionetas para ser guardada hasta la misa de hoy, a las 8:00 en la parroquia Virgen del Carmen.

(El sureño)

Artículos Relacionados

Deja un comentario