Por /Telma Luzzani

Los medios de comunicación proyectaron el sábado la victoria de Joe Biden, pero el presidente Donald Trump sigue afirmando que él es el ganador. «Crea una realidad paralela y manipula a la población al decir que hubo fraude», dijo el analista Patricio Zamorano. Advirtió que EEUU está a «las puertas de una crisis judicial, política e institucional».

De acuerdo a las proyecciones, la fórmula Joe Biden-Kamala Harris ha resultado electa en EEUU, algo que el presidente Donald Trump aún se niega a reconocer.

«Trump ha exacerbado a sus partidarios. Muchos de ellos son supremacistas blancos o pertenecen a milicias armadas. Está jugando con fuego, manipulando a la población al decir que hay fraude sin presentar pruebas», señaló el periodista y analista Patricio Zamorano.

La base fuerte de los republicanos está en las áreas rurales que votaron in situ y que aportaron los primeros votos. Por eso primero iba Trump liderando los conteos. Luego se contabilizó el voto por correo, en su mayoría de zonas urbanas y a favor de los demócratas.

Joe Biden, candidato presidencial por el Partido Demócrata

Biden se propone conseguir que EEUU vuelva a ser respetado en el mundoNo obstante, «Trump anunció el sábado que ganó. Es una dimensión de mentira que afecta a los 70 millones de personas que votaron por él», apuntó el especialista y esa actitud –consideró– deja al país «a las puertas de una crisis judicial, política e institucional».

Este escenario podría empañar el proceso de transición. «Al frente de la Administración General de Servicios (o GSA, por sus siglas en inglés), encargada de dotar de fondos al equipo de transición, está una funcionaria nombrada por Trump que se ha solidarizado con él», explicó.

Zamorano, director ejecutivo de la consultora InfoAmericas, subrayó que «Biden se comprometió a lanzar, en los primeros cien días, un proyecto de ley para legalizar a más de 11 indocumentados» y que prepara «una estrategia federal de choque contra el coronavirus«. El presidente electo ya está definiendo los lineamientos de su gobierno, aunque –aclaró el experto– su gestión será «una de las agendas más difíciles en la época moderna de EEUU».

Zamorano también indicó que los demócratas deberán enfocarse en una serie de problemas como «el tema del control a las armas y si habrá algún tipo de seguro universal de salud, sobre todo cuando hay 40 millones de estadounidenses sin empleo».

Artículos Relacionados

Deja un comentario