Con una inversión de 11 millones de libras esterlinas -unos 930 millones de pesos argentinos- Gran Bretaña refaccionó, amplió e inauguró el muelle ubicado en la costa noreste de las islas Georgias del Sur, que usurpa a la Argentina en una vastedad marítima que abarca unos 1.7 millones de kilómetros cuadrados, con centralidad económica, política y militar en el archipiélago malvinero. Insumió 108 días de trabajo. Permitirá una mejor operación a los buques ingleses; RRS Sir David Attenborough, de investigaciones científicas y polares; al MV Pharos SG, de control pesquero; y a los artilladas naves de guerra, HMS Protector y HMS Forth. La cancillería argentina no omitió opinión. Tampoco lo hizo en abril, cuando Agenda Malvinas detectó al HMS Forth, realizando tareas científicas y practicas militares en esas islas australes. La reacción del gobierno de Tierra del Fuego de Gustavo Melella y el repudio unánime de la Legislatura fueguina, tampoco encontró eco ni reciprocidad en la Secretaría de Malvinas, que conduce Daniel Filmus.

El ojo siempre atento de Cesar Augusto Lerena (*) encontró la información en mercopress y la transmitió a través de un informe que Agenda Malvinas publicó este domingo 31, con el título: Argentina: Un Estado Marítimo con un Atlántico Sur abandonado.  De esa manera tomamos cuenta que el pasado lunes 25 de mayo, el Reino Unido de Gran Bretaña completó la construcción de un nuevo muelle en la Estación de Investigación King Edward Point (KEP), en la Isla Georgia del Sur y que para ello invirtió la nada despreciable suma de 11 millones de líbras esterlinas; 13,65 millones de dólares estadounidenses; unos 927,89 millones de la moneda nacional.

El nuevo muelle fue encargado por el Consejo de Investigación del Medio Ambiente Natural del Reino Unido (NERC), la Oficina de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth (FCO) y el Gobierno de Georgia del Sur y las Islas Sándwich del Sur (GSGSSI). La estación de investigación subantártica es propiedad del GSGSSI y es operada en su nombre por British Antarctic Survey (BAS)”, describe ese medio con sede en Montevideo. Y agrega: “Después de dos años de planificación meticulosa, el muelle se completó en solo 108 días, tres semanas antes de lo previsto. Este es un logro notable, ya que construir en esta isla subantártica significa que cada tuerca y tornillo deben enviarse en un solo envío desde el Reino Unido. El comerciante de constructores más cercano está a miles de millas de distancia”.

El nuevo muelle representa una actualización esencial de la infraestructura de la estación. Mejora la seguridad y la eficiencia de las operaciones del buque para el nuevo buque de investigación polar, el RRS Sir David Attenborough y el buque de patrulla de pesca GSGSSI, el MV Pharos SG. La capacidad ampliada asegurará que BAS y GSGSSI puedan continuar su investigación y monitoreo interdisciplinarios líderes en el mundo, vitales para el manejo sostenible de este paraíso de vida silvestre de importancia mundial.

La protección del medio ambiente fue una consideración clave en cada etapa del proceso de planificación y construcción. Para minimizar la huella en el fondo del mar, la obra se diseñó como una extensión del muelle existente. Un nuevo muro de contención envuelve la estructura anterior. La nueva plataforma de amarre permite atracar embarcaciones mucho más grandes y brinda resistencia contra cambios climáticos repentinos. El diseño refinado mantiene operaciones seguras de atraque y atraque para embarcaciones de hasta 130 metros de longitud. Las actualizaciones de la grada facilitan el lanzamiento de pequeñas embarcaciones en una amplia variedad de condiciones de marea.

Como asesor técnico de BAS, la empresa dinamarquesa Ramboll proporcionó el diseño conceptual inicial y estuvo en el lugar para supervisar la construcción, mientras que la centenaria compañía BAM desarrolló los diseños detallados y construyó la nueva instalación. Turner & Townsend también proporcionó gestión de costos para el proyecto. Holanda, donde su reina no es otra que Máxima Zorreguieta -consorte de Guillermo Alejandro, Monarca de los Países Bajos-; también dio su apoyo al proyecto.

Una semana después de estos hechos que indefectiblemente no pasan desapercibidos para la Cancillería Argentina, la cartera ministerial que conduce Felipe Solá; no alertó, no se pronunció, ni transmitió interés frente a una nueva acción de avance de Gran Bretaña, con actos de afianzamiento concretos dentro de la jurisdicción nacional. Tampoco lo hizo en abril, luego que Agenda Malvinas y varios medios de prensa alertáramos sobre la operación en aguas de las Islas Georgias, del buque de guerra y patrulla HMS Forth. La reacción temprana del gobierno de Gustavo Melella y el repudio unánime de la Legislatura fueguina, tampoco encuentran eco ni reciprocidad en la Secretaría de Malvinas, Antártida e Islas del Atlántico Sur, cuyo titular es Daniel Filmus.

El nuevo muelle y grada se utilizará para operar botes patrulleros del puerto, botes rígidos de casco inflable, botes de investigación científica y botes de trabajo. Además de acomodar al RRS Sir David Attenborough, el muelle será compatible con el buque de patrulla de pesca GSGSSI, MV Pharos SG, y los buques de la Royal Navy HMS Protector y HMS Forth.

Punta Zelaya para Argentina; punta Rey Eduardo para Gran Bretaña

Punta Coronel Zelaya (según la toponimia de Argentina) o punta Rey Eduardo (en inglés: King Edward Point) es una muy pequeña península ubicada en la costa noreste de la isla San Pedro o Georgia del Sur, que alberga algunas edificaciones e instalaciones portuarias. Se encuentra allí la estación de investigación científica Base King Edward Point del British Antarctic Survey del Reino Unido.

Se encuentra en las coordenadas 54°17′S 36°30′O a la entrada de la caleta Capitán Vago (o ensenada del Rey Eduardo), en la bahía Guardia Nacional (o Cumberland Este), a un kilómetro de la estación ballenera abandonada de Grytviken. Su nombre en castellano homenajea a Cornelio Zelaya, un militar que participó en la guerra de la Independencia Argentina, mientras que el nombre en inglés apareció hacia 1906 en honor del rey Eduardo VII.

Forma parte del archipiélago de las islas Georgias del Sur, considerado por las Naciones Unidas como un territorio en litigio entre el Reino Unido —que lo administra como un territorio británico de ultramar— y la República Argentina —que lo incluye en el departamento Islas del Atlántico Sur de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. (Wikipedia)

(*) Dr. César Augusto Lerena: Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex Secretario de Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Universidad UNNE y FASTA, Ex Asesor de la Cámara de Diputados de la Nación y en el Senado de la Nación, Consultor, autor de 25 libros (entre ellos “Atlántico Sur, Malvinas y Reforma Federal Pesquera”, 2019).

(Agenda malvinas)

Deja un comentario