A pesar que desde el Gobierno y el Municipio acordaron sumar un control más estricto en la nueva fase de aislamiento social, las medidas no alcanzan y la gente ha regresado a una actividad normal como si no existiera transmisión comunitaria del virus COVID-19. Ayer hubo un verdadero caos vehicular en el acceso al puente Mosconi. En tanto, el parte oficial de Salud reportó el fallecimiento de tres personas y 38 nuevos casos positivos, todos en Río Grande.

RIO GRANDE.- En el marco de fortalecer los dispositivos para contener la pandemia de coronavirus, ambas administraciones acordaron accionar de manera conjunta en resguardo de la población, principalmente las personas consideradas en grupos de riesgo. Es por eso que se acordó profundizar los controles y los hisopados en las industrias, en los comercios y en los espacios públicos.

Las autoridades sanitarias provinciales y del Municipio de Río Grande recordaron que existe circulación comunitaria del virus en la ciudad, por lo que es necesaria la responsabilidad individual y social para evitar contagios.

“Se han recibido quejas de vecinos y vecinas sobre muchos incumplimientos a las medidas sanitarias dispuestas, que han sido decididas para el cuidado de todos y esto nos ha obligado a disponer estas líneas telefónicas para que se pueda acudir, para avisar a las autoridades este tipo de hechos que están muy ligados a la desaprensión de algunos pocos”, entendió el ministro Jefe de Gabinete, Agustín Tita.

Habilitaron líneas 101 y 103 para recibir denuncias

Por su parte, el secretario de Gobierno del Municipio local, Gastón Díaz, destacó que “el intendente Martín Perez ha dado instrucciones a su gabinete para que se tomen las medidas necesarias que permitan cortar la circulación comunitaria del virus en Río Grande”.

“Es que, en ese sentido, se han dispuesto todos los recursos municipales disponibles para evitar la aglomeración de vecinos”, aseguró el funcionario riograndense.

(El sureño)

Artículos Relacionados

Deja un comentario