El secretario de Gestión Ciudadana, Gonzalo Ferro, dio detalles de la reunión mantenida el pasado viernes con integrantes de la comisión directiva de la Federación de Bomberos Voluntarios, en la que se les garantizó la previsibilidad de cobro del subsidio a lo largo de este año, además de analizar una forma de cancelar la deuda que dejó la gestión Melella.

“Los bomberos voluntarios están atravesando una situación delicada”, señaló ante la deuda que arrastra tanto el gobierno como el municipio. “Tanto el municipio como el gobierno tienen una obligación de pagar subsidios, en función de diversas normas. En Río Grande hay una norma que establece la obligación de financiar la labor tan importante que llevan adelante”, subrayó por FM La Isla.

“Para el intendente Martín Pérez el rol que cumplen los bomberos es muy importante. El viernes recibimos en el Municipio a Pascual Lombardo junto a la comisión directiva e integrantes de distintos cuarteles, para trabajar con ellos, entendiendo el rol prioritario que cumplen. Cuando asumimos la gestión en diciembre de 2019 heredamos una situación con los bomberos, además de con otros actores de la comunidad. La Municipalidad tiene una deuda flotante de 500 millones de pesos que quedó de la gestión anterior y, dentro de esos 500 millones que heredamos, hay una deuda muy importante con el cuerpo de bomberos voluntarios de Rio Grande que data de septiembre de 2017. Se ha acumulado una deuda muy importante y nos reunimos con ellos para darles previsibilidad respecto del aporte que les corresponde para el ejercicio 2020”, señaló, estimando esa deuda en 13 millones de pesos.

“Ellos van a percibir mensualmente los fondos pero además estamos conversando sobre algún mecanismo de cancelación de esa deuda histórica. Desde principios de año venimos llevando adelante diversas acciones en conjunto con Defensa Civil, relacionadas con capacitación para ambos cuerpos. De hecho hay varios integrantes de Defensa Civil que son bomberos voluntarios. De esta última reunión surgió la posibilidad de ir compensando la deuda desde 2017 a diciembre de 2019, para que puedan incorporar herramientas, equipamientos de seguridad y poder asistir en las emergencias. Ellos tienen que terminar de cancelar una autobomba que está en Buenos Aires, y nos van a acercar dentro de unos días la propuesta para la compra de equipamiento para los egresados de bomberos de este año, que van a empezar a integrar las filas de los cuatro cuarteles”, informó.

Ferro garantizó que “con esta nueva gestión los bomberos van a tener previsibilidad”, y serán acompañados en los proyectos que tienen, como llevar una nueva autobomba al cuartel de margen sur.

Deja un comentario