Gracias al incremento de la pesca con permiso ilegal británico en aguas jurisdiccionales de nuestras Malvinas, el puerto español de Vigo, exhibe notable recuperación en sus cifras, luego de varios meses a la baja por la pandemia. 

Gracias a la creciente magnitud de la pesca ilegal que se ejerce en aguas jurisdiccionales de nuestras islas Malvinas, los puertos de Europa, principalmente de España, han incrementado su movimiento y volumen de mercaderías, incluso a niveles records, pese a estar recién saliendo de una situación de pandemia que afectó fuertemente esos ítems en meses pasados.

Distintos medios de prensa de España, dan cuenta de la gran incidencia del nivel de movimiento de carga pesquera procedente de Malvinas en el puerto de la ciudad gallega de Vigo. Las publicaciones especializadas mencionan que en el pasado mes octubre, en esa estación portuaria el tráfico total ascendió a 458.699 toneladas, un 6,05 % más que el mismo mes del año 2019. Marcando un crecimiento notable, por tercer mes consecutivo, a pesar de la pandemia.

Puntualmente la pesca congelada, que llevaba varios meses con números negativos, presentó un muy buen resultado, en esta ocasión impulsada por las descargas de producto procedente de las Islas Malvinas.

Incluso el puerto de Vigo, además de neutralizar la caída de meses anteriores, ha batido en octubre un récord histórico de tráfico acumulado de mercancías contenerizadas desde el mes de enero.

Además de contener la fuerte caída de meses anteriores, suma 111.728 toneladas más, lo que supone un resultado positivo del +5,93%.

En ese marco de cifras altamente positivas enero-octubre, destaca el rubro de la pesca congelada proveniente de Malvinas, que experimentó en ese período un incremento de 15,56%.

Las cifras claramente demuestran la fuerte incidencia que tiene en la economía española y europea el saqueo pesquero que tiene lugar en aguas jurisdiccionales argentinas.

La asociación británico-española frente el Brexit

Mientras tanto, en nombre de la Asociación de Empresas de Pesca de las Islas Malvinas, su Secretario Ejecutivo, James Bates, manifestó la preocupación del sector ante la posibilidad muy cierta de nuevos aranceles a los productos de mar que ilegalmente se pescan en aguas de las Islas, como consecuencia del acuerdo de Gran Bretaña con la Unión Europea en el marco del Brexit.

El 90% del producto de pesca de Malvinas se exporta al mercado de la Unión Europea. El ítem representa más del 40% del PBI del archipiélago y más del 60% de los ingresos del gobierno ilegítimo de ocupación. Semejantes cifras fundamentan el gran temor de los isleños, que encima no vislumbran mercados alternativos comparables.

Las presunciones coinciden en que la industria de productos del mar deberá afrontar aranceles de entre 6 y 18% dentro de pocas semanas. Un nivel de costos que “socavará significativamente” a la mayoría de las empresas de productos del mar de las islas, sostienen.

No obstante la amenaza que se cierne sobre el sector, varias compañías pesqueras británicas han encontrado un resquicio mediante el cual neutralizar los efectos perjudiciales del Brexit. La solución que hallaron fue asociarse con empresas de origen español, un país que sí integra firmemente la Unión Europea. De esta forma buscan la viabilidad comercial bajo el paraguas protector de Europa, como hasta ahora.

(Agenda Malvinas)

Artículos Relacionados

Deja un comentario