A tres días de las elecciones en Estados Unidos, Chomsky brindó una extensa entrevista a la revista The New Yorker, en la que mostró preocupación sobre la actitud que pueda tomar Trump si los resultados resultan adversos para el actual mandatario. También habló de la crisis climática y la cultura de la cancelación. Definió nuevamente al republicano como «el peor criminal en la historia de la humanidad».

El lingüista, activista y escritor político estadounidense Noam Chomsky brindó una extensa entrevista a la revista estadounidense The New Yorker, en la que realizó un duro análisis de la gestión de Donald Trump, habló de la crisis climática y también de la cultura de la cancelación. Como en otras oportunidades, calificó al presidente de Estados Unidos como «el peor criminal en la historia de la humanidad».

A días de que se lleven adelante las elecciones estadounidenses, Chomsky expuso un minucioso análisis sobre el rumbo político de Estados Unidos, cómo está parado el país frente al mundo y los vínculos de Donald Trump con los sectores de poder. 

«En los trescientos cincuenta años de democracia parlamentaria, no ha habido nada como lo que estamos viendo ahora en Washington», sentenció el politólogo en diálogo con el periodista Isaac Chotiner, y agregó que «el ejecutivo ha sido purgado casi por completo de cualquier voz crítica independiente, nada más que aduladores».

En el marco del escenario electoral, mostró preocupación sobre la actitud que pueda tomar Trump si los resultados resultan adversos para el Partido Republicano: «El Presidente ha dicho que si no le gusta el resultado de una elección, simplemente no dejará el cargo».

Sobre este punto, señaló que un oficial retirado de alto nivel «llegó al extremo de escribir una carta abierta al general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, recordándole sus deberes constitucionales de enviar al ejército estadounidense para destituir al Presidente de la oficina si se niega a irse».

Trump: El peor criminal de la historia de la humanidad 

Al igual que en otras entrevistas, Chomsky afirmó que Trump «es el peor criminal de la historia de la humanidad», ya que considera que sus políticas buscan «destruir la perspectiva de vida humana en la tierra».

«No estoy hablando de Trump, el ser humano. No podría importarme menos él. Me refiero a las políticas. Las políticas son claras; el entendimiento es claro. No hay nadie que no viva bajo una roca que no pueda comprender que maximizar el uso de combustibles fósiles y eliminar las restricciones conducirá al desastre. Estamos corriendo hacia el desastre total», resumió.

Estados Unidos y el Mundo

Sobre la política internacional implementada por la actual gestión, el activista apuntó que las personas que rodean a Trump «están esencialmente creando una alianza internacional de estados extremadamente reaccionarios, que puede ser controlada por la Casa Blanca, que, por supuesto, se ha desplazado mucho hacia la derecha, rompiendo todos los acuerdos internacionales».

Además, también alertó sobre el régimen de control de armas, y determinó que «tener un régimen es diferente a no tenerlo», al tiempo que consideró que es uno de los temas más importantes de la historia de la humanidad. 

Trump y los sectores de poder

En otra parte de la entrevista, Chomsky demostró los fuertes vínculos entre el gobierno de Trump y los sectores de poder: «Es difícil encontrar un presidente estadounidense que se haya dedicado más a enriquecer y empoderar a los ultrarricos y al sector empresarial, que es, por supuesto, la razón por la que están felices de tolerar sus payasadas».

Sobre este aspecto, habló acerca de las facilidades fiscales que impulsó para esta parte de la población, en un escenario donde «pone más dinero en los bolsillos de los ricos y perjudica a la clase trabajadora, a los pobres y a todos los demás». 

Además, opinó que si bien aquellos sectores poderosos no sienten agrado por Trump, lo aplauden porque «es un servidor muy leal del poder privado, la riqueza privada y el sector empresarial, razón por la cual le dejan salirse con la suya con el tipo de payasadas que ves».

Crisis climática

En relación a la política ambiental, el lingüista advirtió que «la otra gran amenaza para la supervivencia humana en cualquier forma reconocible es la catástrofe ambiental y, allí, Trump está solo en el mundo». 

En comparación con lo que sucede en otros lugares, describió que «la mayoría de los países están haciendo al menos algo al respecto, no tanto como deberían, pero algunos de ellos bastante importantes, otros menos». 

«Estados Unidos se ha retirado del Acuerdo de París; se niega a emprender acciones que puedan ayudar a los países más pobres a abordar el problema; se apresura a maximizar el uso de combustibles fósiles; y, al mismo tiempo, acaba de abrir la última gran reserva natural en los Estados Unidos para la perforación», expresó.

Y remarcó: «Tiene que asegurarse de que maximicemos el uso de combustibles fósiles, corramos hacia el precipicio lo más rápido posible y eliminemos las regulaciones, que no solo limitan los efectos peligrosos sino que también protegen a los estadounidenses».

Cultura de la cancelación

Hace algunos meses, Chomsky fue uno de los 150 intelectuales que firmó una carta en contra la cultura de la cancelación. En esta oportunidad, dijo que «la gente de izquierda comete un grave error cuando intenta imitarla. Está mal en principio; está mal tácticamente. Es un regalo para la extrema derecha y corren con él. Les encanta». 

«Trump está construyendo su propia campaña sobre eso. Por lo tanto, para la izquierda, que me interesa, y sus activistas, presten atención a los principios y las consecuencias tácticas. Son importantes. Préstenles atención y no adopten el comportamiento represivo característico de la corriente dominante. Eso es lo que entendí que significaba la carta», declaró.

Chomsky y su mirada sobre su obra

En el extenso diálogo que mantuvo con The New Yorker, Chomsky también habló sobre su trabajo: «Cuando miro hacia atrás, como hago a menudo para buscar cosas, me doy cuenta de lo mucho mejor que podría haber sido mi trabajo anterior», confesó, y aclaró que «el tipo de trabajo que realmente le gusta es al profesional».

«Estaría perfectamente feliz de trabajar en los problemas de interés intelectual real. Son emocionantes. Creo que ha habido una comprensión real de los fundamentos del lenguaje, la mente, el pensamiento humano, cómo está construido, su naturaleza, sus orígenes, etc. Ese es un trabajo realmente emocionante y mucho más atractivo para la mente de lo que hemos estado hablando, lo cual es muy importante pero prácticamente en la superficie», concluyó.

(Página 12)

Artículos Relacionados

Deja un comentario