Por /Telma Luzzani

EEUU busca extraditar al fundador de WikiLeaks, quien difundió los crímenes de guerra cometidos por ese país y por ello enfrenta cargos como el de espionaje. «Reconocieron bajo juramento que todo lo dicho sobre Assange es mentira», dijo desde Londres el documentalista Juan Passarelli. «Es imposible que tenga un juicio justo en EEUU», advirtió.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, rechazó ante un tribunal de Londres el pedido de extradición a EEUU durante la reanudación del juicio en su contra.

«Assange tiene 17 cargos de espionaje y uno nuevo por fraude informático. Son cargos políticos«, apuntó Juan Passarelli, periodista y realizador audiovisual guatemalteco, director del documental La guerra contra el periodismo: el caso de Julian Assange.

«El tratado entre EEUU y Reino Unido prohíbe la extradición por cargos políticos, pero el caso procede porque hay un poder muy grande detrás», aseguró.

Passarelli señaló que existen «capas de desinformación» en torno al caso y que el ciberactivista australiano está siendo perseguido debido a que «reveló información que ha sido muy embarazosa para EEUU y muchos otros países».

Los defensores de Julian Assange ante la Corte Criminal Central de Londres

Por ello, dijo que contar la historia de Assange «me puse en la mente de alguien que tenía diez años en el 2010 y no vio el video del helicóptero desde donde se asesina a 11 civiles y dos periodistas de Reuters». «Es por eso que él está siendo juzgado hoy», remarcó.

En tanto, se refirió a las condiciones en las que permanece recluido en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, en Londres. «A causa del COVID-19, está encerrado 23 horas y media al día. No ha visto a sus abogados en seis meses, hasta hoy», aseguró.

Además, destacó que en esa cárcel «hay terroristas, asesinos y pedófilos». «Julian no es una persona violenta, no debería estar ahí. La prisión que escogieron es evidentemente un tema político», agregó.

También mencionó los problemas de salud que lo aquejan, en especial «un problema crónico en los pulmones, que lo hace muy vulnerable al COVID-19». Incluso, «el relator de tortura de la ONU ha dicho en varias ocasiones que está siendo sujeto a tortura psicológica».

«¿Quién pudiera haber pensado hace diez años que iba a haber un preso político en Reino Unido y que iba a ser un periodista, por el simple hecho de dar a conocer crímenes de guerra?», se preguntó el realizador, quien subrayó que «esto es un ataque a la democracia».

(Sputnik)

Deja un comentario