El presidente reivindicó este lunes el «coraje» demostrado por «cada ministro, cada funcionario y cada empleado» que trabajó a su lado, al igual que gobernadores e intendentes, para hacer frente a la crisis causada por la pandemia».

El presidente Alberto Fernández reivindicó este lunes el «coraje» demostrado por «cada ministro, cada funcionario y cada empleado» que trabajó a su lado, al igual que gobernadores e intendentes, para hacer frente a la crisis causada por la pandemia de coronavirus y llamó a todos a sumarse a la «reconstrucción» del país.

Desde Río Grande, Tierra del Fuego, el primer mandatario encabezó el acto con el que se dio inicio al programa de Capitales Alternas y que sirvió de marco para la presentación del plan de viviendas, «Casa Propia», que prevé el otorgamiento de 264.000 soluciones habitacionales en los próximos tres años.

En un discurso, con reiteradas alusiones a la soberanía y a la cuestión Malvinas, Fernández habló del federalismo, de la necesidad de generar trabajo y desarrollo que ayuden a construir un país «descentralizado» y «multipolar», para que así no haya provincias que «tengan que mendigar su condición».

Elogios al gabinete
Sin embargo, dedicó buena parte de su intervención al combate de la pandemia y lanzó un agradecimiento particular al gabinete nacional: «Sólo tengo gratitud y reconocimiento con cada ministro mío, con cada funcionario mío y con cada empleado del Gobierno que trabajó a mi lado para mantener de pie a la Argentina».

Las palabras de Fernández se dan días después de que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmara que aquellos funcionarios y legisladores que tengan «miedo» de defender los «intereses» del pueblo busquen otro trabajo.

«Todos dejamos de lado nuestras posiciones políticas y sólo nos dedicamos a poner la Argentina de pie. Hay que tener coraje para seguir gobernando cuando una pandemia se lleva puesta el mundo. A ese coraje, gracias», expresó el jefe de Estado.

Alberto dijo que se termina un año que nadie «imaginó» y que nadie hubiera preferido vivir, pero recordó que todo se dio sobre una Argentina «muy difícil de gobernar, que estaba en terapia intensiva», tras cuatro de macrismo.

«Cuando empezamos a darle los primeros medicamentos, para ver cómo la sacábamos de ahí, cayó la pandemia y encima nos contagió. Pero nunca bajamos los brazos», dijo.

Fernández puso en marcha el proyecto de Capitales Alternas desde Tierra del Fuego.

Fernández puso en marcha el proyecto de Capitales Alternas desde Tierra del Fuego.

La ayuda económica
En ese marco, destacó que ante un panorama en el que el «trabajo registrado corría peligro» y «muchos argentinos estaban en la informalidad» se «inventaron salidas» como el IFE y el ATP «no para sostener empresas, sino para sostener empleos».

Como ejemplo, puso los aportes realizados al sostenimiento de los fueguinos: 22.630 personas recibieron el IFE y 15.522 trabajadores el ATP, una inversión «extraordinaria» de 2 mil millones de pesos, precisó, que se suman a más de mil millones para pensiones, jubilaciones, y asignaciones.

El Plan de Vivienda
Otro de los aspectos tratados por el Presidente fue el lanzamiento del Plan de Viviendas que anunció hoy el ministro Jorge Ferraresi, que implica «un esfuerzo fiscal muy importante» y que supone «un nuevo compromiso» de trabajo para «que los argentinos que no tienen un techo, lo tengan», remarcó.

Siguiendo las palabras del funcionario que lo antecedió, Fernández anunció que se buscará dar «una vivienda digna de ser vivida» que se aleje de la idea de «vivienda social», muy asociada a que lo que se otorga es «una carpa de cemento».

Reivindicó también la inversión en obra pública, que en el presupuesto aprobado para el 2021 «se multiplicó por dos» y que, según estimó el Presidente, demuestra que no existirá el «ajuste» pronosticado por los «desanimadores», frente al buscado acuerdo con FMI.

El mandatario destacó, en ese sentido, que los 12 mil millones de dólares que se ahorrará el país en pago de intereses de la deuda en 2021 son los que permitirán incrementar el presupuesto en otras áreas centrales, desde la salud hasta la obra pública.

«Estamos en las mejores condiciones para pensar que podemos hacer otro país», dijo y cuestionó las asimetrías en materia de recursos entre la ciudad de Buenos Aires y el resto del país.

El federalismo
Aunque reivindicó su condición de porteño, criticó la opulencia de la ciudad de Buenos Aires y el contraste con lo que sucede «al cruzar la General Paz».

«Quiero una Argentina que se desconcentre. Un país normal donde todos tienen la posibilidad de conseguir un trabajo. Un país normal iguala a las mujeres y a los hombres», sostuvo.

El acto, que tuvo la presencia de buena parte del gabinete nacional y de funcionarios nacionales y provinciales, también contó con videoconferencias que unieron Río Grande con Chaco, La Pampa y Buenos Aires.

El ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro, reivindicó la realización del acto en la primera «capital alterna» y fue taxativo al criticar la concentración poblacional en torno al puerto de Buenos Aires.

«El 40 por ciento de la población está concentrada en el AMBA, pero nuestra fuerza política tiene representantes y militantes en el resto del país que nos dicen y nos marcan que se puede tener una Argentina federal y multipolar donde cada economía funcione», señaló «Wado».

Por su parte, el gobernador fueguino, Gustavo Melella, subrayó la disposición del Gabinete nacional«en la cantidad de acciones de gobierno y de obras que llegan a la provincia, que son importantísimas para el plan de ampliación de nuestra matriz productiva».

«Tenemos el compromiso de seguir trabajando porque para nosotros empleo es igual a soberanía», afirmó el mandatario provincial.

Entre otros anuncios, se rubricaron acuerdos en materia energética, de transporte, de género, obras públicas y migraciones.

El agradecimiento al personal de salud
El presidente, Alberto Fernández, volvió a expresar hoy su gratitud «a los médicos, enfermeras y terapistas que trabajaron cuidando la vida de los fueguinos» y en «cada rincón del país», en el marco de la pandemia de coronavirus, al encabezar, en Río Grande, el acto de cierre de la primera reunión del Gabinete Federal, en el marco del proyecto de Capitales Alternas.

Fernández destacó el imprescindible rol de los trabajadores de salud en esa provincia, «que es lo mismo que hicieron nuestros médicos, nuestras médicas, nuestros enfermeros, nuestras enfermeras en cada rincón del país», en la primera línea del combate contra la Covid-19.

Expresó su «gratitud hacia ellos» y recordó que fue por eso que desde el Estado Nacional fueron reconocidos con «un bono para tratar de compensar ese esfuerzo».

«Todo este esfuerzo, no es el esfuerzo de un Presidente, es el esfuerzo de todo un Gobierno y es el esfuerzo de 24 gobernadores que se pusieron, codo a codo, a mi lado, a pelearle a la pandemia y a pelearle a una economía que se caía a pedazos», señaló, para luego reconocer a «cada ministro, funcionario y cada empleado del Gobierno» que trabajó a su «lado para mantener de pie» al país.

Deja un comentario