En la Base Militar de Río Gallegos se realizará una única ceremonia que será transmitida, a partir de las 11:00, por el Facebook oficial de la Fuerza Aérea.

RIO GRANDE.- Hoy se conmemora el 38º aniversario del Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina, al recordarse el hecho institucional cuyo significado aúna el espíritu de sacrificio de aquellos hombres y mujeres de la Fuerza Aérea, que resguardaron la soberanía de nuestras Islas Malvinas, cumpliendo con el sagrado deber de defenderlas hasta perder la vida.


La Fuerza Aérea Argentina informó que en virtud de los acontecimientos que son de público conocimiento, relacionado con la circulación de la pandemia COVID-19; la conmemoración de un nuevo aniversario del “Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina”, se hará en una única ceremonia, en la Base Militar de Río Gallegos, la cual se transmitirá en vivo, a partir de las 11:00; por la cuenta oficial de Facebook de la Fuerza Aérea: http://m.facebook.com//Fuerzaaereaargentina.Oficial.

Remembranza
El Veterano de Guerra de Malvinas, Luis María Villarreal, integrante del Escuadrón Helicópteros Chinook de la Fuerza Aérea, escribió la siguiente remembranza:
“En la madrugada de un 1° de mayo de 1982, hace 38 años, la Fuerza Aérea alcanzaba la mayoría de edad como institución armada. Lo hizo de la única manera en que puede probarse una Fuerza integrada por soldados preparados para la defensa de su Patria: haciendo frente al enemigo”.


“Esta sería la primera de largas jornadas que someterían a los integrantes de todas las especialidades de la Institución a irrepetibles esfuerzos, sacrificios, incertidumbres, privaciones, tristezas y alegrías que sólo conocen quienes han participado de un enfrentamiento bélico. La Fuerza Aérea estuvo a la altura de este desafío, donde debía estar y donde deben estar los soldados: peleando en el frente”.


“Aquellos días pusieron a prueba la joven institución, que dirigida con decisión y firmeza presentó por primera vez en su historia una orden de batalla completa, en una confrontación bélica”. Dejando sus 55 Héroes en la eternidad, custodios de nuestras Islas Malvinas Argentinas

Aquél 1º de mayo


El 30 de abril de 1982, el grueso de la fuerza de tareas inglesa se había reunido a unos 400 km. al NE de puerto argentino. El comandante de la mencionada Fuerza de Tareas Británicas, Vicealmirante Sandy Woodward, ubicado en el buque insignia de la flota, el HMS Hermes, tenía órdenes de iniciar el ataque al día siguiente, con el fin de cumplir la operación Corporate, que consistía en la recuperación de las islas.
Así, el 1º de mayo, las Fuerzas Británicas tenían la intención de desembarcar en las Islas Malvinas y presionar la rendición de las tropas argentinas. Para lograr este objetivo, a las 4:40    de ese día comenzaron a bombardear con aviones Vulcan y Sea Harrier los dos aeródromos militares establecidos por nuestra Fuerza Aérea en Puerto Argentino y Puerto Darwin, respectivamente.


Ya decididas a intentar su desembarco, las Fuerzas Británicas envían buques del grupo de asalto anfibio a las costas malvinenses; la reacción de la Fuerza Aérea Argentina fue inmediata.


A las 16:00    de aquel 1º de mayo, iba a comenzar la “Batalla Aérea de las Malvinas”. Nuestros aviones totalizaron durante ese día 57 salidas aéreas, en misiones de cobertura y ataque a blancos navales británicos, lanzando solo contra la flota 20 toneladas de bombas. Esta es la primera batalla librada por la Fuerza Aérea Argentina en su historia que significó su Bautismo de Fuego, resultando fallecido el siguiente personal:
Capitán Gustavo Argentino García Cuerva; Primer Teniente Mario Hipólito González; Primer Teniente José Leonidas Ardiles; Teniente Daniel Antonio Jukic; Teniente Eduardo Raúl de Ibáñez; Cabo Principal Mario Duarte; Cabo Principal Juan Antonio Rodríguez; Cabo Primero Miguel Angel Carrizo; Cabo Primero José Alberto Maldonado; Cabo Primero Agustín Hugo Montaño; Cabo Primero José Luis Peralta; Cabo Primero Andrés Luis Brasich; Soldado clase 63 Héctor Ramón Bordón; Soldado clase 63 Guillermo Osvaldo García.

(El sureño)

Deja un comentario