Nuevamente la ciudad bajo el agua. Como viene ocurriendo desde hace 28 años y luego de las intensas precipitaciones ocurridas en las últimas horas del día lunes, Río Grande quedó bajo el agua.

Sin dudas que no resulta novedad para la mayoría de los vecinos de nuestra ciudad que año tras año con la temporada de lluvias observa con tristeza, bronca y resignación como las calles se llenan de agua.

Pero no es solo por causa de la naturaleza y las denominadas lluvias extraordinarias. En Río Grande, no se han hecho obras de desagüe, alcantarillas, bocas de tormenta ni nada que se le parezca durante los últimos 28 años durante los gobiernos de Jorge Colazo, Jorge Martín y Gustavo Melella.

Lo cierto es que ninguno de los intendentes que gobernaron los destinos de la ciudad tomó la determinación de realizar las obras necesarias para dar una solución real a los vecinos de nuestra ciudad.

Particularmente en estos últimos 8 años de gobierno el entonces intendente el actual gobernador Gustavo Melella no realizó ninguna obra de pluviales, para solucionar el problema en las calles de la ciudad.

La actual situación de Pandemia donde los recursos son destinados mayormente a inversión en salud colocan al actual intendente de la ciudad de Río Grande ante un gran desafío en pos de solucionar esta deuda inmensa que la ciudad tiene con los vecinos.

Ante esta situación el Concejo Deliberante deberá también hacer un análisis particular y responsable para permitirle a la actual gestión contar con las herramientas financieras adecuadas para hacer frente a esta dura herencia recibida de la gestión de Melella.

Deja un comentario