El Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura manifestó su preocupación por las denuncias sobre “la práctica recurrente” de vejámenes por parte del personal penitenciario y el proyecto legislativo de limitación a las salidas anticipadas.

El Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura (CAT) denunció prácticas recurrentes de tortura ay maltrato en ámbitos de las fuerzas de seguridad y personal penitenciario. Por eso pidió que el Estado tome medidas “urgentes” para evaluar los centros de detención federales y provinciales. Además alertó su preocupación por “el alarmante número de casos de femicidios y violencia de género registrados” en Argentina en el último años.

La Comisión manifestó su preocupación “la demora en la tramitación de las causas judiciales que todavía quedan pendientes, tal y como reconoció la delegación estatal, y el debilitamiento de oficinas públicas que dan apoyo a la investigación de estas causas” en Argentina. Además, recomendó realizar “estrategias para agilizar el procesamiento y los juicios por delito de lesa humanidad durante la última dictadura cívico-militar”.

En su informe final, el Comité indicó que tiene denuncias sobre la violencia institucional contra los reclusos al ingresas a las unidades penitenciarias y “otras prácticas de asfixia con bolsas, torturas en los oídos, tobillos y plantas de los pies, así como castigos colectivos gravosos”.

Asimismo, instó a que “reafirme de forma inequívoca la prohibición absoluta de la tortura”, que investigue “sin demora, exhaustivamente y de manera imparcial todos los casos de violencia cometidos en los centros de detención”.

“El comité lamenta el alcance limitado de estos datos –por circunscribirse a la categoría federal– y anota con preocupación la discrepancia con otros informes que contabilizan un total de 1930 muertes en todo el país desde 2010”, indica el informe.

Deja un comentario