Tras una primera instancia de reparaciones estructurales en Puerto Deseado, La Sanmartinianase dirige al astillero Tandanor, en Buenos Aires, a donde arribará el domingo. Allí lo someterán a los últimos aprestos, para luego poner proa a Tierra del Fuego y participar de campañas de investigación científica de la universidad fueguina.

La Sanmartiniana, el velero que años atrás fue tripulado por la agrupación política La Cámpora para desarrollar un trabajo de promoción de los derechos y recursos marítimos argentinos en el Atlántico Sur y que en 2015 naufragó en aguas cercanas a Malvinas, va camino a iniciar la última instancia de reparaciones en Buenos Aires para, una vez completada, poner proa a Ushuaia. En la capital fueguina entrará en operaciones a cargo de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, entidad que obtuvo un comodato por 6 años para su reparación y utilización.

Así lo informó el diario Tiempo Fueguino, que obtuvo la palabra de la ingeniera mecánica Alejandra Portatadino, responsable por la UNTDF para dirigir los trabajos de alistamiento y equipamiento de la embarcación en todas sus etapas.

La Sanmartiniana es un velero categoría A, tipo Ketch, de 2 palos con casco, con capacidad para 14 pasajeros a bordo. Su categorización A, oceánica, implica que puede afrontar una fuerza de viento de más de 8 en la escala Beaufort, con una altura significativa de ola mayor de 4.

La ingeniera Portatadino recordó que fue diseñado por el reconocido arquitecto Naval Germán Frers, como velero de  instrucción para regatas. Su construcción data de mediados del año 1978 bajo su primer nombre, “El Náutico”, en los astilleros Carupá. Concluyó su obra en el Yacht Club San Isidro, donde fue botado el 27 de noviembre de 1982.

En 2010 el velero fue adquirido por la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del AguaFIPCA, que preside el Tte. Fgta. (re) Julio César Urien. Entonces colaboró con la Universidad de Buenos Aires, UBA, en campañas de investigación científica en aguas del estuario del Plata.

Posteriormente se lo utilizó como velero de instrucción y divulgación de nuestros recursos hídricos, marítimos y fluviales, para jóvenes de diferentes espacios políticos.

Fue en 2018 cuando la UNTDF, a través de la gestión del rector Ing. Juan Castelucci, decidió concretar un acuerdo con el presidente de FIPCA, para adquirir a préstamo La Sanmartiniana mediante comodato renovable a partir de su botadura por 6 años.

Las obras de reconversión del velero de instrucción a científico, consigna Tiempo Fueguino, se dividió en dos etapas. La primera, de refuerzos estructurales en los astilleros COSERENA, en la ciudad santacruceña de Puerto Deseado. La segunda, la actual, incluye instalaciones de motor principal, eléctrica, instrumentos de navegación, gabinete científico, compresor tanques de aire de buzos, baño de desalinización y gabinete para medios audiovisuales, a realizarse en el complejo industrial y naval TANDANOR, en la dársena Sur del puerto de Buenos Aires.

“Allí la estaré esperando para continuar con los trabajos de ingeniería” se entusiasmó la ingeniera a cargo del proyecto. Su idea es botar a La Sanmartiniana cuanto antes para que pueda navegar a Tierra del Fuego, donde comenzaría a ser utilizada para tareas de investigación en el canal Beagle, isla de los Estados e islas subantárticas, en el marco del proyecto Pampa Azul que impulsa la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández.

Artículos Relacionados

Deja un comentario