Los dueños de las agencias de quiniela del país están en una situación compleja y peligran miles de puestos de trabajo a nivel nacional. En nuestra provincia la situación no es diferente porque la actividad se encuentra paralizada por decisión del Estado provincial.

«No queremos que nos regalen nada, solo poder trabajar o tener líneas de crédito bancario para poder sobrellevar la cuarentena»

Explicó Patricio Gándola, presidente de la Federación Argentina de Cámaras de Loteria, Quinielas y Afines (FACALQA).

Las Agencias de Quiniela y Loteria aportan el tercer ingreso genuino al país en concepto de impuestos y comisiones. Aproximadamente existen 42 mil agencias habilitadas en todo el país y la mayoría constituyen negocios familiares con 1 o 2 empleados como máximo. Desde la Federación refirieron que las agencias no son casinos o bingos, los agencieros viven el día a día como cualquier comerciante.

Por su parte en la ciudad de Río Grande, los agencieros se han organizado y remitieron una carta de forma conjunta dirigida al presidente del Instituto Provincial de Regulación de Apuestas (IPRA), Antonio Arosteguichar, para que le haga conocer al Gobernador de la provincia el estado de situación que viven las agencias de quiniela de la ciudad.

En las diferentes provincias del país se han articulado medidas para ayudar a las agencias de quiniela y lotería ya que han quedado afuera de todas las medidas adoptadas hasta el momento.

El caso de Neuquén es hoy emblemático para los agencieros que lo toman como una posible alternativa y solicitan se los convoque para analizar alguna propuesta específica para la provincia de Tierra del Fuego.

En Nuequén se adelantará el equivalente al 40% de las comisiones, a las que se les descontarán los montos de recaudación adeudados. Del mismo modo, se garantizará un mínimo de 10 mil pesos para las agencias que no lleguen a esta suma.

El reintegro de esos adelantos consistirá en el 5% de las comisiones diarias y comenzará a realizarse una vez que hayan transcurrido diez días corridos, desde la reapertura de los locales comerciales.

Por otro lado, se acordó con el Banco Provincia del Neuquén (BPN) el lanzamiento de una línea de créditos específica para que los agencieros puedan afrontar esta dificultosa situación económica. El IJAN será el garante del pago de los préstamos a otorgarse.

Frente a este difícil panorama que atraviesan las agencias de quiniela de la provincia, los agencieros esperan con preocupación y ansiosos una respuesta del presidente del IPRA que pueda traer oxígeno a su situación particular.

Artículos Relacionados

Deja un comentario