El referente del grupo de 70 gastronómicos autoconvocados, Walter Agra, aseguró que los requisitos tanto del Banco Tierra del Fuego como del Ministerio de la Producción para acceder a los créditos del programa PROGRESO son más de los que exige la banca privada. Insisten en el pedido al gobernador Melella para que los atienda y plantearle personalmente las propuestas que han elaborado. Entre ellas, figura un bono de 15 mil pesos para los empleados, la exención de pago de Ingresos Brutos en 2021 y la revisión de las tarifas que están cobrando en la DPE y la DPOSS. Como contraprestación, ofrecen una vianda saludable al costo de producción para atender a los sectores más vulnerables. Tras el informe de la asistencia otorgada en los dos primeros meses de vigencia de la ley de emergencia, sostuvo que “si otorgaron 150 millones de dos mil disponibles, no están haciendo las cosas bien”. Advirtió que ya hay comercios que cerraron sus puertas y el mes próximo el escenario será peor.

Río Grande.- Walter Agra, integrante del grupo de 70 comerciantes autoconvocados del rubro gastronómico, dialogó con Radio Universidad 93.5 luego de conocerse el informe del Banco Tierra del Fuego y el Ministerio de Producción sobre la asistencia otorgada en dos meses, entre créditos y subsidios, que hasta ahora no llegó al sector.


“Seguimos igual respecto de nuestro pedido de una audiencia con el gobernador y no hemos tenido ningún contacto. Publicamos una solicitada porque queremos que el gobernador nos ayude. Realmente estamos pasando un momento crítico y hay muchos empleados que no llegan a fin de mes”, dijo.


Adelantó algunas propuestas a elevar a Melella, que incluyen “una especie de ATP, como otorga el gobierno nacional, con los fondos que tienen destinados a paliar la crisis del sector. Proponemos un bono de 15 mil pesos hasta fin de año para los empleados, no para los comercios. Otro de los puntos está relacionado con los servicios de energía y agua, porque tenemos los comercios cerrados y los que están abiertos prácticamente están sin gente en las mesas, y ese gasto se genera con mucha gente o con nadie. También pedimos una ayuda para recuperarnos económicamente, porque ya tenemos créditos tomados, y que se haga una exención de Ingresos Brutos para el año 2021. Sería como una reparación económica para poner los negocios en pie nuevamente y sanear las deudas que tenemos. No estamos pidiendo dinero para nosotros, sino dinero a futuro”, explicó.


“Como contraprestación, dado que somos profesionales de la cocina y tenemos habilitados todos los comercios con las medidas de sanidad, sabemos manipular alimentos, ofrecimos armar una vianda equilibrada, que llamamos una vianda social, y entregaríamos al costo real de producción, para que el gobierno pueda disponer de ella y ayudar a la gente que más lo necesita. De esa forma pueden llevar un plato de comida a cada fueguino que lo necesite, y que esté controlado, con todas las medidas de sanidad. Es una forma de darnos trabajo a nosotros y sacar a la gente de la casa, que psicológicamente está bastante complicada”, planteó.


“La propuesta la armamos a nivel provincial y también estamos pensando en los colegas hoteleros, que están pasando por el mismo problema. Ha bajado mucho la nómina de gente en blanco, porque hay comercios que han caído y no van a volver a abrir, tanto en Ushuaia como en Río Grande. La gente ha perdido el trabajo y hoy apenas llegamos a los 3.700 empleados gastronómico-hoteleros en toda la provincia”, dijo, con una pérdida de casi dos mil puestos de trabajo en blanco.


“Llevamos parados medio mes de marzo, todo abril, mayo, junio, julio y estamos casi a mitad de agosto. Toda la plata para sostener los costos ha salido de los bolsillos de los comerciantes. Hemos tomado deudas con bancos privados, porque si bien el Banco Tierra del Fuego y el Ministerio de Producción tienen herramientas para ayudar, no llegaron a dar el 8% del monto que tienen disponible, a cinco meses y medio del inicio de la pandemia. No entiendo cuándo van a querer ayudar, porque el que cierra no abre más. Por ahí reabre otro en el mismo local, pero el comerciante lo va a tener que vender por dos pesos, la persona que llega no tiene el desgaste de estos siete meses y va a reabrir sin deudas”, señaló.

Intentos frustrados

Agra aseguró que los gastronómicos intentaron acceder a los beneficios, sin resultados: “Nosotros hicimos el intento de pedir subsidios o créditos al Ministerio de Producción, para ver cómo era el procedimiento. Esto lo hicimos por correo electrónico, porque hablar con alguien es difícil, ni siquiera se puede manejar telefónicamente. Los requisitos que piden son insalvables. Los bancos privados, que se cubren en todos los aspectos para no perder dinero, piden menos requisitos que el BTF, y piden menos requisitos que el Ministerio de la Producción para dar los créditos”, aseveró.


“Con los subsidios ofrecen topes para pagar el alquiler, la luz, el gas o el teléfono, y ese tope no alcanza para el que ya está debiendo. Si alguien está debiendo, es porque no pudo pagar. El tope del subsidio para alquileres es de 70 mil pesos y hay alquileres que no bajan de 250 mil pesos, hablando de los más chicos. Tampoco sirve ese subsidio”, sostuvo.
“Ya nos dimos cuenta de cómo es la temática y por eso planteamos estos puntos al gobernador. Estamos pidiendo un bono para los empleados, que nos den una mano con la luz y el agua, y que nos permitan recuperarnos económicamente por los créditos que ya pedimos y por los que lleguemos a pedir, los que podamos, con la exención de Ingresos Brutos el año que viene. Pero no hubo respuesta, no llamaron y somos más de 70 comercios, todos con el mismo problema. Este es un mes bisagra y el mes que viene se van a ver más locales cerrados”, anticipó.


En lo personal dijo que “la semana que viene voy a cerrar locales, porque me conviene más tenerlos cerrados que abiertos. Estamos perdiendo mucho dinero y todo esto lo sabe el gobernador”, remarcó.
Consultado sobre la ayuda nacional, indicó que están recibiendo los ATP “pero algunas empresas que están facturando ya no los reciben, como ferreterías, distribuidoras de alimentos, farmacias. En gastronomía y hotelería están cobrando, salvo un solo hotel que no cobró nunca y está en el centro de Ushuaia. Viene haciendo reclamos pero no le dan ningún motivo”.

Algo que no cierra

Con la decisión de “seguir insistiendo” con el pedido de audiencia con Melella, Agra consideró que el informe del banco y el ministerio ratifica los reparos que tenían. “Considero que el gobernador es una buena persona, lo conozco personalmente y siempre me atendió de primera cuando fue intendente. Es una persona de dar soluciones pero no entiendo por qué desde el 2 de julio que tiene nuestra carta nunca nos dio cinco minutos para escucharnos. Por el informe vemos que hay mil millones en el banco y después de cinco meses entregaron cien. No están haciendo las cosas bien. Esa plata era para salvar al sector, no para esperar a que esté arruinado. Dicen que entregaron 150 millones de dos mil, pero no llegó a la parte gastronómica a nivel provincial, porque Río Grande tampoco tiene ninguna ayuda” cuestionó.

Asistencia municipal

Finalmente se le preguntó si esperan alguna ayuda del Municipio de Ushuaia. “Con el intendente Vuoto tuvimos una reunión hace 50 días, le hemos expuesto el problema y por un mes y medio nos dio un alivio del 50% de los impuestos. Sé que están armando un paquete de medidas para aliviarnos un poco la situación y lo van a dar a conocer en esta semana o la que viene”, concluyó.

(Provincia 23)

Deja un comentario