Por /Luciana Bertoia

El presidente Alberto Fernández todavía no confirmó quién ocupará el cargo vacante. 

Marcela Losardo presentó su renuncia al Ministerio de Justicia después de días de rumores que anticipaban su salida de la cartera y se encamina a ser la nueva embajadora argentina ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), con sede en París. La decisión ahora, puramente en el terreno del presidente Alberto Fernández, pasa por definir quién será su sucesor. Por el momento suena como favorito el diputado Martín Soria, pero el Presidente también piensa en Ramiro Gutiérrez. En tanto, en Casa Rosada señalan que Juan Martín Mena, el secretario de Justicia, podría ser un reemplazante natural de Losardo.

La decisión de Losardo de abandonar el Ministerio fue confirmada el lunes por el Presidente en una entrevista con C5N. Durante el día del martes se hizo efectiva la presentación de la renuncia por parte de la ministra, confirmaron a Página/12 en la Casa Rosada. Aun no se sabe se sabe si Losardo permanecerá algunos días más en el Ministerio. El Presidente ya había dicho que quería retener a su amiga desde los tiempos en que ambos estudiaban en la Facultad de Derecho en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y quien lo acompañó siempre en la función pública y en la actividad privada. Sin embargo, la suerte ya estaba echada.PUBLICIDAD

Losardo no dejará la función pública, sino que, por el contrario, aceptó un ofrecimiento para representar al país ante la UNESCO. La representación ante el organismo con sede en París quedó vacante tras la muerte de Fernando «Pino» Solanas, ocurrida en noviembre. El proceso puede llevar unas semanas porque Losardo deberá conseguir el acuerdo del Senado y el placet del organismo, pero se descuenta de que así será.

Después de la renuncia de Losardo, la principal discusión pasa por saber quién la sucederá en el Ministerio que debe ocuparse de la relación con los jueces y los tribunales, así como impulsar reformas claves para el gobierno: como la del Poder Judicial y la del Ministerio Público. Los nombres en danza hasta ahora son dos: Soria y Gutiérrez. «Salió el nombre de Soria, salió el nombre de Ramiro Gutiérrez. Los conozco a los dos y son personas prestigiosas», dijo Fernández en C5N. La duda aun es si pueden aparecer candidatos «tapados».

Soria viene perfilándose desde hace tiempo como una de las voces fuertes del oficialismo en materia de justicia. Fue él quien, junto con un grupo de diputados del Frente de Todos, denunciaron la mesa judicial macrista y, en las últimas semanas, reveló los ingresos de Hornos a la Casa Rosada para ver a Macri, lo que derivó en un verdadero escándalo en el corazón de Comodoro Py. 

Ante el Consejo de la Magistratura, Soria no sólo pidió la remoción de Hornos, sino también del presidente de la Cámara Federal porteña, Martín Irurzun, creador de la «doctrina» que permitió encarcelar a funcionarios kirchneristas durante el macrismo. A Irurzun lo denunció cuando declaró nulo el peritaje ordenado por María Servini que permitía ver en acción a parte de la mesa judicial del macrismo en los aprietes al Grupo Indalo.

Hijo del exgobernador Carlos Soria, quien también encabezó la Secretaría de Inteligencia (SI) durante el gobierno de Eduardo Duhalde, el diputado de 45 años tiene una larga trayectoria política y cuenta en su haber con un paso por los tribunales de Comodoro Py. Pese a que se lo presenta como un hombre del kirchnerismo, Soria representa al Partido Justicialista (PJ) en Río Negro, que compite con la línea kirchnerista del diputado Martín Doñate, una de las espadas del oficialismo también en la justicia desde la presidencia de la Comisión Bicameral del Ministerio Público. Exintendente de General Roca y exlegislador provincial, Soria ingresó al Congreso en diciembre de 2019, cuando juró por la memoria de su padre, el «Gringo» Soria. 

En tanto, también surgió como competidor el diputado massista Gutiérrez, oriundo de Dolores y a quien Fernández dijo conocer de la cátedra de Raúl Zaffaroni. En los últimos años, Gutiérrez abandonó esa línea y fue muy crítico incluso con el proyecto de Código Penal que redactó la comisión de juristas que encabezó el actual juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte – IDH).

Tanto Soria como Gutiérrez comparten varias comisiones en Diputados como las de Justicia, Legislación Penal, Asuntos Constitucionales, Juicio Político y la Bicameral de implementación del Código Procesal Penal Federal — que debe poner en marcha el sistema acusatorio. En el massismo, se mostraban escépticos frente a la posibilidad de avanzar hacia una casilla tan importante del Gabinete como es la de Justicia.

Si bien no se lo mencionó, Mena es un candidato lógico para el Ministerio. Número dos de Losardo y con larga trayectoria en el ámbito, Mena es tanto un hombre de confianza de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner como un abogado que conoce y se ganó el respeto en los tribunales — donde ya auguran una etapa de confrontación más directa. 

La definición sobre el reemplazante de Losardo debería tomarse en las próximas horas. Sólo el Presidente sabe quién será, ya que se mostró molesto por las filtraciones de los nombres de los posibles candidatos.

(Página 12)

Deja un comentario