El intendente de Río Grande consideró que, una vez sorteada la emergencia sanitaria, al menos sin nuevos casos desde hace varios días, hay que comenzar a trabajar en herramientas para resolver la situación laboral y del sector privado. Consideró que el municipio puede ser “un gran motor de la economía” a través de la obra pública, y deberá reformularse el plan plasmado en el presupuesto en función de esta nueva realidad. Para esto es fundamental la previsibilidad y poder acordar con el gobierno el pago de la coparticipación atrasada, que ya es “una deuda histórica”, dijo, estimando un monto de 400 millones con la deuda tributaria. También la prioridad es que no falte alimento, dado que se cuadruplicó la cantidad de bolsones de comida, y esperan asistencia del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación para los municipios.

Río Grande.- El intendente de Río Grande, Martín Pérez, evaluó por Radio Universidad 93.5 la situación actual a dos meses del inicio de la cuarentena, y sostuvo que “el resultado principal de estos 60 días tiene que ver con que llevamos muchos días sin casos. Esto demuestra que ha habido un esfuerzo muy grande de los vecinos de la ciudad en cuidarse, en cuidar a sus familias, y nos ha permitido tener una ciudad libre de casos”.

La próxima etapa es la recuperación económica y “ahora tenemos que trabajar con mucha firmeza para que no haya un retroceso del punto de vista sanitario, pero el desafío pasa por los criterios a seguir en adelante con la apertura de algunos rubros, y poder conservar la ciudad libre del coronavirus. Es la prioridad que hemos planteado desde la gestión. En el municipio hemos hecho un esfuerzo muy grande, laboral, económico, para llegar a los vecinos ante las necesidades urgentes que han surgido y para sostener los servicios públicos. Ahora tenemos que empezar a pensar en herramientas y políticas públicas que nos permitan una salida de esta situación, primero desde el punto de vista social o alimentario, y segundo desde el punto de vista laboral, porque queremos poner rápidamente en funcionamiento nuestra economía local y el municipio puede ser el gran motor de nuestra economía”, subrayó.

“Un eje importante hacia adelante es la obra pública como gran dinamizador de la economía local y vamos a tratar de hacer el mayor esfuerzo posible este año”, adelantó. No obstante, la situación es compleja por las deudas heredadas y las generadas en la actual gestión provincial: “Tenemos que cumplir con atrasos en algunos pagos de obras que se hicieron en la gestión anterior y que heredamos, pero más allá de eso tenemos que ver las nuevas obras que vamos a llevar adelante, con presupuesto propio si tenemos la posibilidad de contar con fondos. Había una proyección de 400 millones que se hizo antes de la pandemia y esta realidad es diametralmente opuesta. Este presupuesto lo conformó la gestión anterior y nosotros no pudimos definir uno propio, si bien hicimos algunas correcciones”, indicó.

“El cálculo de recursos tuvo una estimación en función de una realidad totalmente distinta. Hoy tenemos una caída de la coparticipación nacional del 40%, una caída de nuestra recaudación de entre el 70 y el 80% este último mes, y esto va a repercutir notoriamente en los ingresos proyectados. La recaudación se va a ver resentida en todos los niveles y estamos repensando muchas de las políticas que queríamos llevar adelante y no lo vamos a poder hacer, sobre todo en la obra pública, que va a ser uno de los temas prioritarios, pero la prioridad central va a ser que cada riograndense tenga un plato de comida en su mesa”, sostuvo.

Cuatro veces más demanda

El intendente informó que “en los últimos 40 días hemos entregado 20 mil módulos alimentarios, cuando en un mes normal se entregaban entre 3 y 4 mil en un momento difícil de la ciudad. Hemos cuadruplicado la entrega de módulos en un mes y trabajamos sobre necesidades concretas de los vecinos, no es que estamos tirando comida por todos lados. Además de los desocupados, hay vecinos que todavía tienen trabajo pero no percibieron su salario este último mes y los hemos asistido con alimentos. Los trabajadores de taxis y remises, los peluqueros, los trabajadores de la seguridad privada, de la construcción, inclusive trabajadores de fábrica que están suspendidos y no han cobrado su salario, han recibido asistencia del municipio. La prioridad hoy es alimentar y hemos enviado una nota junto con el intendente Vuoto al Ministerio de Desarrollo de Nación para que nos acompañe con ayuda alimentaria para nuestras ciudades. La situación es verdaderamente preocupante”, manifestó.

“En menor medida asistimos para el pago de gas y luz, porque son servicios esenciales que están incluidos dentro del decreto de necesidad y urgencia del presidente y no se están efectuando cortes, pero cuando comience nuevamente el corte de servicios, vamos a tener que asistir. En el caso de alquileres, hay una necesidad que se va a ir incrementando porque el DNU ha impedido los desalojos. El inquilino ha negociado con los propietarios y eso le ha dado un poco de respiro, pero hay necesidades de madres solteras, de personas con discapacidad a quienes se les complica el pago del alquiler, y se ha incrementado de manera exponencial la demanda del municipio en este sentido”, afirmó.

Proyecto del gobierno

Consultado sobre el proyecto que viene anunciando el gobierno para asistir al sector privado pero todavía no presenta, dijo desconocer “de qué proyecto se trata; he visto algunos supuestos borradores que andan circulando pero no hay ningún proyecto formalmente presentado. Hasta el momento el gobernador no ha hablado conmigo sobre ningún proyecto que se vaya a presentar en la Legislatura. Si el gobernador decide convocarnos a alguna mesa de diálogo para evaluar algún proyecto, por supuesto vamos a concurrir a dar nuestro punto de vista”, dijo.

“Yo tengo diálogo con el gobernador pero hasta el momento hemos hablado estrictamente de la pandemia y no me ha manifestado nunca que vaya a enviar un proyecto de ley a la Legislatura para utilizar fondos provinciales”.

Bono para la construcción

Respecto de la asistencia a los trabajadores nucleados en la UOCRA, expuso que “surgió de una necesidad de los propios trabajadores y hemos asistido con un bono a todos los que poseen la tarjeta IERIC y lo hemos coordinado con la entidad gremial. Dimos una asistencia económica cuasi alimentaria que entendemos no es suficiente, pero ha sido un paliativo para los trabajadores que han estado sin actividad durante tanto tiempo”.

Coparticipación con atraso

Un tema que sigue sin resolverse es la deuda de coparticipación. “Hace diez días tuvimos un atraso severo, porque llegó casi a los 45 días, y por eso planteamos públicamente y a través de cartas documento la necesidad de que el gobierno regularice la situación. Luego de eso el gobierno efectuó algunos pagos de febrero y marzo y hoy estamos nuevamente con un atraso de entre 30 y 35 días. La deuda ya se ha tornado prácticamente histórica y está en el orden de los 300 millones de pesos de coparticipación, más 100 millones de deuda tributaria”, precisó.

“Esperamos que podamos ir normalizando a esta situación y queremos llegar a una instancia de diálogo con la provincia, porque se hace muy difícil proyectar con esta deuda. Siempre manifestamos voluntad de diálogo para corregir la situación y equilibrar nuestras cuentas. Estimamos que la cuenta de inversión 2019 va a cerrar con un déficit de entre 300 y 330 millones de pesos y queremos equilibrar esos números, cubrir muchos de los costos que hemos tenido por obras impagas de 2019 y poder proyectar una economía más sólida, con nuevas herramientas financieras y una salida más clara para los vecinos”, planteó.

Por el momento no hay riesgo de pago de salarios: “Hoy estamos haciendo un esfuerzo financiero enorme para sostener los aspectos prioritarios de nuestra gestión. El primero es el pago mensual de salarios, que hemos abonado en tiempo y forma con el aumento acordado con las entidades gremiales. En junio tenemos el pago del medio aguinaldo y la prioridad siempre es garantizar los salarios. El segundo punto es garantizar el servicio de recolección de residuos, que nos insume cerca de 50 millones de pesos mensuales, entre recolección y relleno sanitario. El tercer punto es el transporte público y hemos anunciado la decisión de sostener el boleto en 19,55 pesos, porque no le podemos caer hoy a los trabajadores y los sectores más vulnerables con un nuevo aumento”, remarcó.

“A partir de mayo el boleto debería costar 27 pesos, pero vamos a hacer un esfuerzo financiero muy grande para que se mantenga en un nivel razonable para los vecinos. Todos los meses se invierte un monto importante en subsidios. En el mes de noviembre de 2019 se establecieron 235 mil pesos por unidad y vamos a seguir subsidiando el boleto para que no impacte en el bolsillo de los usuarios”, garantizó.

Relación con los concejales

También se le preguntó sobre la relación con el cuerpo legislativo: “Estamos en diálogo permanente, hemos conformado una especie de interbloque con los concejales del Frente de Todos y el presidente del cuerpo, el Dr. Von der Thusen, con Cintia Susñar y con el concejal del MPF Pablo Llancapani. Tenemos un excelente diálogo y es una persona a la que escucho mucho porque conoce la ciudad. Con algunos concejales de FORJA tenemos una buena relación, han sido convocados en tres oportunidades para conversar sobre esta situación, y vamos a propender siempre a un diálogo positivo, más allá de que pueda haber miradas distintas desde lo político. Siempre prima la defensa de nuestra ciudad, de los recursos de Río Grande y la asistencia a los vecinos para que puedan vivir mejor”, sostuvo.

Si bien el gobernador Melella decidió postergar el pago del aumento a los estatales de la provincia, hasta ahora no ocurre lo mismo ni en el municipio de Ushuaia ni en el de Río Grande, y se mantiene la reducción del 15% en Ushuaia y del 10% en Río Grande para los funcionarios. Sobre este tema, el intendente observó que “el gobierno de la provincia hizo una reestructuración de los salarios de los funcionarios políticos del orden del 90% cuando asumió. Fue una decisión política que tomó el gobernador, tal vez suponiendo que los sueldos de los funcionarios estaban desfasados. Es un tema que deberían preguntarle a él, porque ese aumento lo van a seguir percibiendo los funcionarios de la provincia. Nosotros hemos atado el aumento de los funcionarios a la misma curva que han tenido los trabajadores, para no pararnos por encima de ninguno de los aumentos que estamos otorgando y creo que es lo que corresponde. Además los funcionarios municipales están pagando desde hace dos meses un aporte para conformar un fondo de emergencia sanitaria. Estamos pagando un bono de 10 mil pesos a todos los trabajadores del área sanitaria, que son cerca de cien, y es un aporte importante de los funcionarios políticos de nuestro municipio”, destacó.

“Cada uno toma las definiciones políticas que considere. Entiendo que el aumento importante de los funcionarios provinciales ahora se va a congelar por unos meses y es una decisión que compete al gobernador de la provincia”, reiteró.

Monoboya sin reparar

Finalmente se le preguntó sobre el reclamo del sector petrolero, que tomó más fuerza esta semana, ante la imposibilidad de sacar la producción de crudo porque no s repara la monoboya de San Sebastián: “Es un problema serio y yo estoy en contacto con las empresas que han sido afectadas directamente, también con las entidades gremiales y los trabajadores, pero es una gestión que ha encarado el gobierno de la provincia y soy muy respetuoso en ese sentido. Hemos conversado con el gobernador sobre la importancia que tiene esta monoboya para la producción petrolera y por cómo impacta en las regalías de la provincia y los municipios. Uno está a disposición de la provincia si hay que hacer algún reclamo en conjunto, si tenemos que entre todos fortalecer esta inquietud que ya ha sido elevada por el gobierno. Uno lo observa como un tema prioritario”, dijo.

El propietario de Roch, Ricardo Chacra, había destacado la ayuda del intendente para intentar resolver este problema, al no tener dónde almacenar la producción. “Hicimos algunas gestiones para tratar de resolver ese tema, pero la cuestión de la monoboya es un tema más complejo. Todos estamos de acuerdo en que es prioritario resolverlo y como municipio nos ponemos a disposición para llevar adelante las acciones necesarias, a fin de que se resuelva lo antes posible. La merma en las regalías es muy importante y eso está impactando en nuestras finanzas, así que hay que normalizar cuanto antes esta situación”, concluyó.

(Provincia 23)

Artículos Relacionados

Deja un comentario