Destacado
    Necesita instalar plugin Jetpack y habilitar "Stats".

Por /Daniel Cholakian

Una de las cuestiones que la pandemia puso en evidencia en muchos países de la región, es la concentración de recursos y de dispositivos artísticos o culturales que se encuentran en las grandes urbes. La conjunción de la presencia de los principales medios de difusión, la localización de la mayor cantidad de artistas, productores, espacios y recursos económicos públicos, además del mayor acceso a las tecnologías de comunicación y logística, multiplicó la desigualdad entre estos centros y las localidades y habitantes del resto de cada uno de los países, especialmente en una región tan desigual como es América Latina.

Es por eso que un proyecto como Salvaje Federal, surgido en Argentina, es bienvenido y destacable. Se trata de una librería virtual que buscar impulsar la circulación de literatura escrita y editada en las provincias y acercarla a lectorxs de todo el territorio argentino.

El catálogo alberga una literatura habitualmente ignorada en la gran metrópoli, Buenos Aires. Un enorme obra literaria muchas veces desconocida incluso en sus propios lugares de origen.

Salvaje Federal surgió de un encuentro de 5 mujeres escritoras y lectoras, dentro de un taller de seguimiento de obra que coordina la reconocida autora argentina Selva Almada.

Lectoras y libreras, ellas son Maricel Cioce, Carla Golero, Natalia Peroni y Raquel Tejerina, además de la propia Almada.

Nodal Cultura dialogó con Maricel Cioce para conocer más de este proyecto y comprender el alcance que tiene el amplio fondo editorial que ya está disponible online para quien quiera conocerlo.

¿Qué es Salvaje Federal? 

Salvaje Federal es una librería que está focalizada en la literatura que escribe y se edita en las provincias. Muchas veces son obras que llegan casi por casualidad a la ciudad, a veces por las ferias de las provincias, pero que llegan y no se suelen comercializar. Inclusive muchas veces se conocen poco en la zona donde se escriben y se editan. Ese es el foco que le estamos poniendo a la librería.

Ustedes hacen evidente que hay mucha literatura en Argentina más allá de lo que no se edita en Buenos Aires y que los grandes medios nacionales incorporan en su agenda. Están haciendo un doble trabajo: la acercan a los lectores concretos, al mismo tiempo que hacen visible aquello que sigue oculto del país. 

Si, de hecho el nombre surge siendo un poco un juego de palabras entre estos dos bandos, y la intención de este nombre de alguna manera es actualizar el punto de vista de la realidad del mundo literario. Estamos en ese camino, recién empezamos, pero nuestra idea es democratizar el acceso de obras que están publicadas en las provincias y editadas allí. Que el lector sepa que está esta literatura federal esperando por él, por ser leída.

En ese sentido, trabajamos con las editoriales más independientes que tienen una gran labor. Encuentran su lugar en la Argentina, sobre todo en las últimas dos décadas, y apuestan a autores emergentes o a la recuperación de archivos editoriales. Por eso trabajamos con muchas de estas editoriales.

¿Cómo surgió Salvaje Federal? 

Nosotras somos 5 integrantes, incluyendo a Selva Almada, a quien conocimos a través de inscribirnos en una clínica de obras. Todas escribimos y trabajamos en nuestros propios proyectos de escritura, y fue a partir de ese grupo, que se fue consolidando de a poco. Primero surgió la idea de reunirnos para para leer, leer obras desconocidas o algunos pendientes. Así empezamos, y así fue surgiendo la idea de la librería. Por amistad, por grupalidad y por eso que nos une. Somos todas bastante distintas, venimos de lugares y actividades diferentes. Pero el factor común es la literatura, el gusto de leer y escribir.

Además de material muy atractivo y catálogo bien amplio, hay libros a muy buenos precios. Al definirse como federales, además de ofrecer literatura de toda Argentina ¿En qué lugares del país hacen entregas? 

Lo de los precios es importante destacarlo. Tenemos los libros desde 350 pesos, que son bastante económicos, y hacemos entregas a todo el territorio nacional. Los envíos en Buenos Aires al comienzo lo hacíamos nosotras mismas, dos de las chicas  se encargaban de repartir todo a pulmón. Ahora estamos reordenando las entregas, porque nos empezaron a colmar los pedidos y se nos hace un poco inabarcable. Actualmente a través del Correo Argentino hacemos envíos a todo el país por un precio más que razonable.

¿Cómo personalmente fue acercarte a literaturas del resto del país que no conocías? ¿Qué cosas te sorprendieron o te atrajeron más? 

Voy armando algo así como mis familias lectoras; vamos todas armando esas familias lectoras, comentamos todo entre nosotras, las compartimos y ahora vamos a empezar a reunir puntualmente para ver qué estamos leyendo y a comentarlas.

Una de las primeras lecturas que hice de las provincias, recién pensando entonces en la librería, fue a Estela Figueroa, una poeta santafesina que conocimos gracias a Selva.  Fue la primera lectura que hicimos en el grupo, antes de pensar en formar la librería. Nos fascinó realmente porque es su obra es bellísima, escribe mucho sobre la vida cotidiana y hace poesía de eso.

Otras lecturas que me llegaron y me sorprendieron y que recomendamos, en la librería que tenemos una sección de recomendados, es un escritor de Salta, de Tartagal, que publicó su primera novela, Hikaru, a través de la editorial cordobesa Nudista.

Tenemos en el catálogo a un poeta correntino, Franco Rivera, publicado por la Editorial de acá, de la provincia de San Luis. Esto para mencionar algunos, porque hay un montón.

Trabajamos también con editoriales públicas. Es algo que estamos empezando a fortalecer de a poco. Por ahora trabajamos con Eduner, la editorial de la Universidad Nacional de Entre Ríos, y EMR, la editorial de la de la Municipalidad de Rosario, que entre otras acciones importantes que tienen, sobre todo Eduner, es recuperar archivos editoriales.

Por ejemplo, tenemos la obra de Emma Barrandéguy, una escritora de Entre Ríos que publicó El andamio, una novela cortita, autobiográfica, donde ella reconstruye su infancia y su vida en su pueblo de Entre Ríos. Bellísima.

Hay un montón, en realidad. Allí están los libros y autorxs como para empezar a investigar. Ahora estamos avanzando con la idea de armar un club de lectura, con más participación interactiva. Estamos en la construcción de ese proyecto, pero por el momento tenemos una cuenta de Instagram, donde los lectores suelen dejarnos sus comentarios e invitamos a todos que nos sigan y participen.

(Nodal)

Artículos Relacionados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: