La Multisectorial de Derechos Humanos de Río Grande, al cumplirse 25 años desde el asesinato del obrero de la construcción Víctor Choque, difundió un documento referido a los hechos de Semana Santa de 1995. Vuelven a cuestionar que no se haya avanzado con el juzgamiento de los “responsables políticos”. Aseguran en el texto que “Esa sangre derramada por la violencia institucional, jamás tuvo una justicia completa”.

Río Grande.- El texto comienza mencionando que “Hace 25 años una bala mataba al compañero Víctor Choque en la ciudad de Ushuaia. Marcando la historia del País con el primer muerto desde la vuelta a la democracia, en Tierra del Fuego, en manos de la policía provincial. Pero esa bala no solo salió de un arma reglamentaria por parte de un oficial; esa bala también salió de la decisión política del gobernador Arturo Estabillo del Movimiento Popular Fueguino (MoPoF) y de la justicia cómplice que garantizaría la impunidad para la cúpula policial y para el propio Estabillo”.

Luego se manifiesta que “Su modelo económico para la provincia -que coincidía con el que aplicaba Carlos Menen en Nación- no tenía lugar alguno para la industria fueguina. Debían imponerlo a sangre y fuego; para intimidar a los trabajadores que se organizaban y luchaban por sus derechos. Ante la crisis económica, la patronal de Continental intentó, propio de los empresarios, recortar los trabajadores y salir beneficiados; dejando los trabajadores en la calle o reduciendo el salario”.

“Así, el sector empresarial acompañado por sus socios políticos -quienes muchos de ellos se encuentran actualmente como funcionarios-, son los mismos que pretenden que la crisis producto de la pandemia la paguemos las y los trabajadores. Esta situación que se vivió durante todo el menemismo, se intensificó en el macrismo intentando desmantelar la industria fueguina y hoy se observa en la reducción del salario de los y las obreras metalúrgicas”, dicen desde la Multisectorial de Derechos Humanos de Río Grande.

Advirtiendo además que “en 1995, a partir de la jornada del 11 de abril, el pueblo salió a la calle ante la salvaje represión que sufrieron en Continental. Las crónicas de los compañeros se documentan con imágenes que dejan en evidencia la sed de sangre de los represores. Disparaban a matar con sus armas reglamentarias y munición de plomo suministradas por el Ministro en persona, mientras los trabajadores de salud se solidarizaban con los obreros dándole prioridad a los manifestantes que “de a decenas” llegaban heridos; solidaridad que solo entendemos quienes integramos la clase obrera”.

“Finalmente consiguieron lo que buscaban: asesinar a un compañero. Un obrero de construcción de solo 35 años que hace poco llegaba a la isla con su familia y la posibilidad de conseguir trabajo que le permita vivir dignamente, con toda una vida por delante”, remarca el comunicado.

Más adelante dicen que “El Gobierno intentó demonizar y responsabilizar a los trabajadores y sus dirigentes. Esa sangre derramada por la violencia institucional, jamás tuvo una justicia completa. Impusieron que el único responsable sea quien apretó el gatillo. La cúpula policial y gubernamental salió impune”.

“A todo esto hay que sumar que, luego de ser el responsable político de la trágica semana santa del 95 y vaciar a nuestra provincia dejándola sumida en una terrible crisis, ahora demanda a la provincia por millones de pesos que deberemos pagar todos los y las fueguinas. Además, fue premiado con un cargo en la presidencia del Fondo Fiduciario que ocupó durante 15 años, en los cuales varios políticos le rindieron honores y pleitesía, llegando a querer volver a incorporarlo a la gestión actual”, indica el texto.

Expresando luego que “Hoy, a 25 años de la trágica semana santa y del asesinato de Víctor Choque, las organizaciones que integramos la Multisectorial por los Derechos Humanos de Río Grande exigimos justicia completa y que paguen los responsables políticos e ideológicos. Pero también pedimos a la sociedad fueguina memoria. Mantengamos vivo a Víctor Choque en cada reclamo, en cada lucha, en cada manifestación, para que su muerte tenga la justicia social que merece, ya que jurídica no tuvo. Recordemos también quienes son los responsables políticos e ideológicos”.

Para concluir manifiestan: “Basta de derramar sangre obrera a lo largo y ancho del país. Seguiremos luchando por una sociedad más justa, aunque sea contra de las fuerzas represivas sometidas -muchas veces- al servicio de los intereses de las patronales. No queremos ni un solo muerto más por luchar. Por eso decimos Víctor Choque ¡presente! ¡Ahora y siempre!”.

(Provincia 23)

Deja un comentario