El rector de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Juan José Castelucci, tomó distancia de la decisión de suspender los comicios, por tercera vez, y aclaró que fue una decisión de la junta electoral. Por FM La Isla se lo consultó sobre el comunicado del COE, que informó que esta decisión no se debe a una cuestión sanitaria y fue resorte de la universidad. “La junta es la que tomó la decisión. Nosotros solamente recibimos el acta que da cuenta de la suspensión. La junta es autónoma y tomó esa decisión. El acta solamente dice que no están dadas las condiciones para realizar el comicio y hay un secretario general mío que es el que va a hablar”, dijo.

Respecto del dictado de clases en las condiciones que impone la pandemia, planteó que “el problema que tenemos nosotros es el mismo que tienen todas las universidades, que es la conectividad y los equipos de informática. Hay un esfuerzo extraordinario tanto de los docentes como de los no docentes y no se ha parado absolutamente nada. Las clases han funcionado en un 90%, pero tenemos un porcentaje importante de alumnos que no se han podido conectar”,advirtió. 

“Se está hablando del regreso para agosto y esta semana se aprueba un protocolo para las universidades, que va a ser muy similar al de los colegios primarios, secundarios y terciarios”, dijo, previendo cuidados extremos que se deben mantener por el riesgo de ingreso de personas infectadas que transmitan el virus a la población. “Nosotros creemos que estamos muy bien con la pandemia pero somos aerodependientes. En Olavarría, de donde yo soy, llegó un infectado y hay 140 contagiados con 3 muertos. Hay que ser muy cuidadosos”, manifestó.

“Hasta que aparezca la vacuna no vamos a tener normalidad, y esto me lo ha dicho el Ministro de Educación de la Nación. Como institución pública tenemos que hacer licitación para la compra de los elementos de seguridad para poder retomar en agosto las clases. Es muy compleja la situación de Buenos Aires porque alrededor de 700 mil alumnos usan transporte público. Nosotros pensamos en tratar de llegar con la conectividad a todos lados, sabemos que la troncal en Tierra del Fuego está. Quien no tenga un buen acceso a internet con fibra óptica y un buen equipo informático personal va a ser un desplazado”, sentenció, dado que “si están en una casa con dos o tres chicos en cuarentena, los chicos también necesitan una computadora”.

“Por eso estamos poniendo en agenda en el gobierno nacional y el territorio la necesidad de llegar a todo el mundo, y ARSAT está trabajando en eso. El problema del equipo informático lo fuimos resolviendo, el tema de datos también porque compramos para alguno que no lo tenga. El teléfono sirve para tomar clases pero no sirve para trabajar, entonces lo que vamos  a hacer son aulas informáticas, respetando todas las condiciones de seguridad, para que puedan venir a trabajar en esas computadoras. El problema serio que tenemos es donde no llega la señal de internet, por eso lo estamos trabajando con ARSAT. Se han liberado los sitios .edu y .ar, y tenemos un servidor nuevo porque estos sitios son gratis, pero hay servidores en el exterior y es muy difícil que ellos liberen los datos. El problema grave es que no llega la señal de internet”, reiteró.

“ARSAT dice que va a haber un satélite disponible, el jueves tuve una videoconferencia con el gerente general del INVAP y quieren tener un satélite sólo para datos. Esa sería la única solución”,consideró.

Para el rector esta pandemia “fue un catalizador, porque apuró el proceso de lo que se venía, que es la virtualidad. Yo he estado viajando dos o tres veces a Buenos Aires a participar en reuniones y, por más que se levante la pandemia, voy a proponer que las reuniones del consejo directivo se hagan en forma virtual. No vamos a arriesgar vidas cuando se pueden hacer de forma virtual. Esto llegó para quedarse. Habrá en Buenos Aires uno o dos plenarios presenciales”, estimó.

“Yo tenía que viajar tres veces por mes a Buenos Aires y era una locura, hoy tenemos muy aceitadas las redes, todos los secretarios pueden participar. Había reuniones en las que no podía participar y ahora participo en todas. Tenemos tres o cuatro videoconferencias por día”, afirmó.

“El mundo va a cambiar y esperemos que para mejor. El tema es que tienen que estar los recursos. Lo que se viene es un plan económico de producción y trabajo, porque no hay otra salida, paguemos o no paguemos la deuda. Si pagamos la deuda, hay que producir para hacerlo, y si no la pagamos, para autoabastecernos, pero se viene un plan económico de producción y trabajo, con las fronteras muy cerradas en el mundo. Estados Unidos aplicó una política de control del comercio exterior. Hay muy poquitos dólares en el país y hay que cuidarlos. Los dólares que tiene el Banco Central hay que destinarlos a medicamentos, insumos, alimentos, energía y logística, no queda otra”, concluyó. 

Artículos Relacionados

Deja un comentario