Una buena noticia para la alicaída industria fueguina. Nuestro país volverá a construir laptops con ensamblado local y se pretende llegar al millón antes de 2021.

Río Grande.- El país volverá a producir laptops, y cerca de una decena de compañías aseguran que se crearán un millón de nuevas computadoras en el país con el sello “Hecho en Argentina”.

Según publicó el medio culturageek.com.ar, los empresarios del sector tecnológico en Argentina se reunieron con el secretario de industria Ariel Schale para discutir la producción local de laptops. Detalles sobre impuestos de importación y qué hay en camino.

Quienes produjeron las laptops durante la primera mitad de la década eran alrededor de una decena de empresas con fábricas en Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, además de Tierra del Fuego hasta que en 2017 el gobierno de Mauricio Macri decidió abrir las importaciones para forzar la baja de precios sin los resultados esperados.

CAMOCA, la entidad que nuclea las empresas de informática locales, estima que hay 10 millones de equipos que dejaron de renovarse o no se sumaron al mercado. La respuesta de estas PyMEs es dar marcha atrás con la quita de aranceles, y pensar en Argentina como polo para la producción a partir de ensamblado, pero también con valor agregado local. Para esto mantuvieron una reunión con Ariel Schale, secretario de industria, donde presentaron metas y propuestas.

Los modelos más caros seguirán entrando al país con una tasa del 0% dado que este es un segmento donde no se puede aspirar a competir y según el gobierno “no tenemos la intención de coartarle a los usuarios la posibilidad de tener un equipo más sofisticado a un precio lógico”.

En 2020, las empresas quieren producir 800.000 nuevos equipos locales, y superar el millón en 2021. De ellos, 300.000 serán parte del plan Conectar Igualdad (las laptops que otorgaría el Gobierno a los alumnos primarios), el otro pilar del plan. Para proteger la industria, se pidió una suba escalonada de las tasas a las importaciones (ahora en 0%), con tres niveles de aranceles – uno para equipos económicos, uno para la gama intermedia, y otro para la gama premium.

En las dos primeras categorías, la alícuota superará el 16% para hacer frente a la competencia asiática, pero los modelos más caros seguirán entrando al país con una tasa del 0% dado que este es un segmento donde no se puede aspirar a competir y según el gobierno “no tenemos la intención de coartarle a los usuarios la posibilidad de tener un equipo más sofisticado a un precio lógico”.

(p23)

Artículos Relacionados

Deja un comentario