Por /Telma Luzzani

Emiratos Árabes Unidos se convirtió en el primer país del Golfo en normalizar relaciones con Israel. Sin embargo, las partes no han dejado en claro cómo impactará esto sobre los palestinos. «No se les ha consultado ni se les ofreció nada a cambio», dijo el experto Luciano Zaccara. Además, se refirió a las posiciones de EEUU, Irán y Turquía.

El presidente de EEUU, Donald Trump, sorprendió al mundo al anunciar la normalización de las relaciones entre Emiratos Árabes Unidos (EAU) e Israel.

«Era algo que se esperaba porque las relaciones entre la mayoría de los países del Golfo Pérsico e Israel existían desde hace tiempo, pero nunca se habían hecho oficiales», dijo Luciano Zaccara, investigador del Centro de Estudios del Golfo de la Qatar University.

Sin embargo, señaló que la sorpresa se debe al momento del anuncio.

«El acuerdo es un poco resultado de la presión de la administración Trump para normalizar las relaciones en un momento electoral importante para EEUU», sostuvo.

El experto aseguró que se trata de «una apuesta muy fuerte», pero existe «un consenso bastante grande en los gobiernos el Golfo de que tarde o temprano hay que normalizar vínculos con Israel». Bahréin y Omán celebraron el acercamiento.

Donald Trump, el presidente de EEUU

Ahora, las miradas apuntan a Arabia Saudí. «Uno piensa que los saudíes podrían haber dado este paso, porque con Israel tienen a Irán como enemigo común. Lo que pasa es que podrían enfrentar la oposición de su población», dijo Zaccara.

Al malestar expresado por Irán y Turquía, se suma el de los propios palestinos, a quienes «no se les ha consultado ni se les ofreció nada a cambio». «El acuerdo entre EAU e Israel no tiene para nada en cuentalos intereses de los palestinos», aseguró el especialista.

El más beneficiado por la normalización de relaciones es Israel porque al tiempo que no encuentra objeciones firmes a su plan de anexión de partes de Cisjordania, «consigue acuerdos con países árabes que son importantes en materia financiera».

«EAU tiene la capacidad de influir en países africanos para que cambien su posición a favor de Israel», subrayó el doctor en Estudios Árabes e Islámicos por la Universidad Autónoma de Madrid.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: