La directora provincial de Desarrollo y Gestión Zona Centro y Norte Stella Maris Alazard dio a conocer la campaña lanzada por el INFUETUR que promociona a toda la provincia como el Fin de Mundo y apunta al desarrollo de la zona centro y norte. Expuso la necesidad de complementar los atractivos turísticos con la oferta de servicios, tanto de guías, excursiones, alojamientos, gastronomía, y ya se incorporaron las distintas alternativas en la página web. El miércoles se reunirá en Tolhuin con propietarios de cabañas porque se busca flexibilizar los requisitos a fin de que obtengan una habilitación provisoria, sobre todo en los casos que exceden al propietario, como falta de mensura o título de propiedad. Dentro del proyecto se incluye la intención de reflotar el turismo rural, que tuvo un desarrollo incipiente años atrás y luego perdió fuerza.

Río Grande.- La directora provincial de desarrollo y gestión zona centro y norte, Stella Maris Alazard, dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre la intención del INFUETUR de desarrollar la zona centro y norte de la provincia, y reflotar el turismo rural, entre otros atractivos.

“Cuesta que el sector arranque muchas veces porque tenemos un destino fuerte como Ushuaia, que hay que tomarlo como una fortaleza, no como una debilidad para el resto, y tratar de complementar esa fuerza. Siempre se habla de ampliar la estadía que hace muchas décadas está en los dos días y medio en Ushuaia, y la forma de ampliar la estadía es desarrollando el resto de la provincia, buscar otros nichos de mercado más vinculados con el turismo de intereses especiales, el turismo activo, el de naturaleza, el turismo científico, que tiene un perfil que se adapta más a la zona norte y centro”, planteó.

“Esto requiere de un trabajo mancomunado entre el sector público y el privado y empezar a trabajar especialmente en la oferta de turismo receptivo, porque el sector público solo no puede hacer todo. En su momento hubo un gran empuje al turismo de estancias y se llegó a tener ocho estancias habilitadas en zona norte y centro, con una oferta muy interesante. Muchos actores no pudieron darle continuidad en general por la falta de comunicaciones. Muchos de los anfitriones que estaban en el campo tenían muchas dificultades para acceder a internet y gestionar las reservas; también se complicaban los accesos en determinadas épocas del año. Varios empezaron con un entusiasmo muy grande y luego empezaron a ver que costaba mantener un producto que estaba recién en gestación. El turismo necesita sembrar durante muchos años y hay que tener espaldas para eso, para después empezar a ver los frutos”, dijo.

“No es tan sencillo adaptarse del trabajo rural a recibir visitantes. La gente de campo es anfitriona de por sí pero encontraron limitaciones para mantener la actividad a través del tiempo, hubo una estacionalidad muy marcada y complicaciones para conseguir personal para trabajar por temporadas. Este tipo de productos hay que apuntalarlos muchísimo desde el sector público, porque el sector privado solo no puede, sobre todo en lugares emergentes como la zona norte o el centro de la isla. En un principio se empezó con mucho empuje con la promoción, yo participé de presentaciones en la Rural y en diferentes ferias, pero de a poco fueron quedando menos prestadores. Quizás faltó acompañamiento y muchos se dieron cuenta de que no era un negocio que pudieran complementar con la actividad rural. El entusiasmo fue decayendo pero creo que es un producto que tiene mucha potencialidad y hay mucho para desarrollar”, aseguró.

“Desde el INFUETUR estamos trabajando en el desarrollo de nuevos productos y tratando de reflotar el turismo rural, que quedó en el camino. Es algo conjunto, es un acompañamiento a los prestadores y hay que seducir a aquellos que no están muy decididos a volcarse a este tipo de actividades. Hace unos días se presentó la oferta de turismo en espacio rural por las plataformas virtuales, poniendo más énfasis en la zona norte y centro, donde hay más potencialidades por el perfil ganadero que tienen las grandes estancias de la zona norte. En la zona centro las estancias son más chicas pero ofrecen diversidad de actividades. Como primer paso se apunta a que se vuelva a conocer el producto y en este ciclo no solamente se habló del turismo rural que se puede desarrollar en una estancia, sino de todo aquello que transcurre en el espacio rural, como el turismo activo, el turismo de naturaleza, el avistaje de aves, la pesca deportiva. Son actividades que se hacen en el medio rural y que también entraron dentro de este ciclo”, indicó.

“Una forma de empezar a apuntalar el producto es darlo a conocer, tener el acompañamiento de los prestadores que están tratando de regularizar su oferta, porque hay algunos que están trabajando en habilitarse, se están capacitando. Hay mucho trabajo por delante pero tuvimos muy buena repercusión y hay interés”, destacó.

Nuevas preferencias por la pandemia

La funcionaria tuvo en cuenta la incidencia de la pandemia en los destinos que buscará el turista. “Esta coyuntura de la pandemia va a hacer que muchos turistas busquen lugares con baja densidad poblacional, espacios grandes en contacto con la naturaleza, actividades del campo. Creo que va a ser una buena oportunidad para que nuestra zona se desarrolle”, manifestó.

“Atractivos sobran en Tierra del Fuego y hace falta empezar a ponerlos en valor, generar la oferta, porque necesitamos la pata de inversión, en algunos casos pública y en otros privada. Hay que potenciar la campaña de verano, que ya todos pueden ver en Youtube. Esta campaña se estrenó pensando en que el Fin del Mundo es toda la Tierra del Fuego, no sólo Ushuaia. Se divide la provincia en tres regiones, estepa y mar del fin del mundo, que es la zona norte; contornos y lagos, que es la zona centro; y montaña y mar, que es la zona sur. Trabajamos sobre la idea de que el Fin del Mundo es toda la Tierra del Fuego, porque bajo ese paraguas se pueden empezar a promocionar los atractivos que hay en la provincia, que falta trabajarlos. De tener un atractivo en turismo a llevarlo a un producto, el camino es que haya oferta y alguien que ofrezca un servicio, que puede ser el guía, la excursión, el paseo que se hace, la interpretación de ese atractivo, para que empiece a generar un rédito en la comunidad. Creo que en la zona centro y norte tenemos atractivos muy importantes pero necesitamos ponerlos en valor y que haya oferta. Esto debe estar acompañado por alojamientos, gastronomía, y todo eso hace a la planta turística y lo que rodea al atractivo. Sin esto no se convierte en un producto para dar rédito a la zona”, advirtió.

Las hosterías

Consultada sobre el destino de Yehuin, uno de los principales atractivos naturales de la zona centro, indicó que “no está bajo el ala del INFUETUR y ha estado con algunos conflictos legales. Es un lugar estratégico para nuestra zona y debería estar bajo la órbita de turismo”, opinó, dado que quedó bajo el área de Salud. “Esto plantea un circuito más que interesante, porque ya no tendríamos un lugar bonito como Yehuin sino servicios para ofrecer a la gente. Eso es poner en valor una zona y es lo que le hace falta a estos lugares. Creo que San Pablo está más cerca para poder avanzar, porque está bajo la órbita de INFUETUR, y hay que ver cómo continúa Yehuin, pero es fundamental poder contar con ese lugar, al igual que la reserva corazón de la isla, que tiene una potencialidad impresionante. Hay que trabajar muchísimo en los accesos, hay mucha gente que todavía no la conoce, y es un lugar espectacular que tenemos, con una dimensión mayor que el Parque Nacional Tierra del Fuego y una riqueza natural de flora, de fauna y de historia para aprovechar”, sostuvo.

Sendero del Fin del Mundo

Asimismo, dio a conocer que el INFUETUR “está trabajando en el proyecto Sendero del Fin del Mundo, que va a pasar justamente por todos estos lugares. Queremos unir a través de un sendero a toda la Tierra del Fuego y hemos estado en diálogo con varios privados, porque en la zona norte la tierra es mayormente privada y por allí pasaría el sendero. A través de esta senda se va a poder recorrer desde la estepa hasta la montaña. Eso va a servir muchísimo para trekking, bicicletas, recorridas a caballo, todo lo que sea turismo activo, y también va a poner en valor diferentes zonas que tienen su potencialidad pero les falta la infraestructura turística”, dijo.

Reconoció que “se necesitan obras de infraestructura y mayor presencia del INFUETUR en la zona norte. Así como este proyecto del sendero, hay proyectos de puesta en valor de algunos lugares, la construcción de miradores. Todo esto entra en el plan estratégico para distribuir los flujos, aumentar la estadía, y es necesario potenciar la inversión de turismo en la zona norte para que deje de ser un destino emergente y empiece a crecer como ciudad anfitriona de centros turísticos”.

Consultada sobre la infraestructura de la delegación, indicó que “actualmente tenemos las oficinas en Yaganes y tenemos un vehículo. De hecho en el verano, antes de la pandemia, aprovechamos para hacer todo el trabajo de campo y también se está trabajando fuertemente en la regularización de la oferta informal. Hay que trabajar mucho en estas cuestiones. Hemos charlado con un grupo de cabañas que se han juntado en el marco de la pandemia, tenemos un diálogo muy fluido con el Municipio de Tolhuin, con el Director de Turismo, y justamente el miércoles vamos a ir con autoridades del INFUETUR y se van a tratar estas cuestiones, porque hay una fuerte intención de esta gestión de regularizar la oferta. En los casos que tienen que ver con la propiedad de la tierra o la mensura, que exceden al propietario, la idea es flexibilizar requisitos. En materia de seguridad e higiene es inamovible, porque estamos para resguardar la seguridad del turista, pero hay definiciones que no pasan por el propietario. Tolhuin tiene inconvenientes con la mensura de tierras, vienen con un delay, y esto se va a charlar para que los prestadores puedan al menos tener una habilitación provisoria, siempre y cuando cumplan con los otros requisitos, a fin de integrarlos a la oferta”, adelantó.

Afirmó que “hay voluntad de tratar de integrarlos y es fundamental tener una oferta formal para el desarrollo de cualquier destino. Es uno de los temas que hemos tratado fuertemente estos meses. También el INFUETUR ha estado actualizando la página web, que es www.findelmundo.tur.ar. Todos los que la visiten van a tener un pantallazo general de qué pueden visitar en la provincia, en las tres localidades y alrededores, senderos de trekking, áreas protegidas, recomendaciones, prestadores turísticos. Es una herramienta de promoción fundamental esta página y la recomendamos mucho. Para los mismos prestadores están todos los protocolos según cada actividad. Es una herramienta para el que va a hacer turismo en la provincia, así que los invitamos a visitarla”, concluyó.

(Provincia 23)

Artículos Relacionados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: