Por/ Mariano Memolli y Alejandra Portatadino*-

La visión nacional hoy incluye al mapa bicontinental de nuestro territorio que pone de relieve la importancia de la Antártida, el territorio insular y los mares que conforman nuestro territorio. La Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur es una plataforma ideal para no circunscribir la logística y los intercambios de personal a un solo destino.

Es innegable que Ushuaia es una excelente plataforma para el turismo antártico y de cruceros, además de ser la capital política de la Antártida Argentina. Pero es estratégico que exista un puerto con mayor espacio logístico de cara al Atlántico Sur y a la Antártida, que linde con la Ciudad de Rio Grande La ventaja de sostener capacidades portuarias en el Canal de Beagle y Atlántico Sur son muchas, y, por suerte, son solidarias entre sí y no antagónicas.

Mientras que en la Isla Grande de Tierra del Fuego todavía se debate entre los cruces largo – corto, el Reino Unido ya construyó dos puertos logísticos, el primero la reconstrucción y ampliación de Puerto Argentino, ladero a la ciudad para brindar mejores servicios, y el segundo en la Isla San Pedro en la punta Coronel Zelaya, donde también se encuentra un asentamiento científico británico.

Con muy buena planificación de expansión estratégica el Reino Unido combina de manera eficiente el trinomio PAC (Puerto, Aeropuerto, Ciudad.)

¿Por qué?

El Reino Unido aplica el trinomio PAC, ampliando  el aeropuerto, permite el arribo de aviones de carga, de pasajeros con vuelos directos desde Europa sin escala, teniendo la ciudad brinda alojamiento, entretenimiento a los pasajeros turistas y científicos por un lado, y por otro lado un puerto con infraestructura, planta de procesamiento de pescados, galpones y talleres para reparaciones navales y equipos antárticos con bajo costo de transporte y desplazamiento, los buques de la armada, científicos y pasajeros amarran junto a la ciudad  con las ventajas que  implica en operatividad y reducción de costos.

Gran Bretaña utiliza su gran capacidad operativa pensando en su futuro por fuera de la Unión Europea (UE) fortaleciendo sus pretendidos (ilegítimos e ilegales) territorios de ultramar para las próximas decisiones relevantes de los océanos y mares australes y la Antártida. Mientras tanto Argentina atraviesa momentos de indecisión notables en los cuáles es difícil avanzar con la velocidad necesaria que imponen las estrategias del Reino Unido y sus benefactores financieros. No es posible seguir debatiendo lo debatido para contar con más proyectos inviables.

Es importante razonar y entender que Rio Grande es una ciudad geoestratégicamente localizada, que cuenta con toda la capacidad de convertirse en una ciudad portuaria, multimodal,  de pasajeros, logística provincial y Antártica Internacional con la capacidad de brindar para Argentina y los terceros países todo lo que necesiten para viajes al Continente Blanco, desde hotelería, aeropuerto con capacidad de recibir vuelos internacionales, galpones de almacenamiento de equipos antárticos, talleres metalúrgicos para reparar equipamiento antártico propio y a terceros países. Tampoco es menor considerar el apoyo sanitario de dos ciudades con muy buenos hospitales para programas antárticos internacionales y de turismo. Es inmensa la proyección de Rio Grande y la generación de empleo genuino directo e indirecto si contara con un puerto escavado, que podría contar con un apostadero naval y un sector para embarcaciones pesqueras propio con una planta procesadora de pescado para el consumo de los fueguinos de pescado fresco y no el de congelado que lo traen de mar del plata a precios siderales.

A su vez se considera su ubicación geoestratégica, Río Grande está a la misma distancia que Ushuaia de la Antártida, ya que no hay que entrar por el Beagle, a su vez controla todo el sector norte del Atlántico Sur, que, instalando un radar en el hito uno, nos permitiría monitorear no solo la entrada del estrecho de Magallanes, junto con un gran sector del Atlántico. La llegada de buques logístico, científicos, de turismo y pesca de terceras banderas que necesitan un puerto en el extremo sur del continente sudamericano, tendrán menos km de trayecto para realizar la logística en la provincia de Tierra del Fuego Antártida e Islas del Atlántico Sur. En Rio Grande podrán realizarse escalas logísticas antárticas con movimiento de personal y contenedores en mayores espacios sin entorpecer el movimiento marítimo de Ushuaia.

Hoy en día los puertos tienen que sumar servicios portuarios, desde la ingeniería no se concibe un puerto por sí mismo muy alejado de centros urbanos, son antieconómicos y no competitivos, lo que nos haría perder toda posibilidad de ser realmente la entrada a la Antártida, la combinación de puertos multimodales con aeropuertos y centros logísticos, talleres más ciudades con servicios,  es un concepto que se estudia en la ingeniería actual y que en Europa aplican con muy buenos resultados y lo han aplicado el Reino Unido en el Atlántico Sur puerto Argentino y en Punta Zelaya. Si observamos la estrategia británica está claro que multiplicaron por tres la cantidad de puertos en nuestras Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, siendo que con un solo puerto más la provincia será altamente competitiva en materia logística y operativa.

Tenemos las capacidades, la experiencia, la tecnología y el lugar, ¿que nos está faltando?

No es razonable vivir en un estado de deliberación permanente sin adoptar políticas concretas. El cruce entre Rio Grande y Rio Gallegos, aún más largo en km, puede complementarse con los servicios de LADE para transporte de pasajeros que envíen sus vehículos en buque ahorrando los riesgos que significa una navegación con pasajeros no acostumbrados a las aguas del Atlántico Sur, ya sea en cruce “corto o cruce largo”. El vuelo será muy breve. El Estado estaría presente para subsidiar pasajes a los residentes en bodegas de buques y aeronaves, mientras que el turismo y el transporte comercial financiarán esos subsidios. Hasta la ciudad de  Punta Arenas se está fortaleciendo con la visión de tener a la Antártica, como gatillante de desarrollo y para consolidar la actividad científica, académica y logística en la zona norte de la ciudad. (ver nota en la Prensa Austral: https://laprensaaustral.cl/2021/01/23/proponen-seis-proyectos-para-cambiar-el-rostro-de-punta-arenas-al-2050/

La pesca también hará su aporte al brindar servicios rentados a los buques que operen en las aguas del Atlántico Sur, sumada la posibilidad de tener una flota propia con una planta procesadora que pueda abastecer de pescado fresco a la provincia, el puerto y aeropuerto permitirán un desarrollo logístico que también redunda en mejoras para el turismo marítimo en Ushuaia, ampliando el circuito turístico incluyendo la zona esteparia de la provincia, con un recorrido por  las estancias fueguinas.

La Antártida tendrá un desarrollo científico político y turístico en Ushuaia, mientras que los movimientos logístico operativos serán localizados en Rio Grande, las conexiones terrestres permiten un fluido intercambio entre las dos ciudad, además de la cobertura de una ruta naval entre las dos ciudades.

Tenemos dos universidades públicas en nuestra provincia la UTN y la UNTDF e IAS con carreras de grado y post grados íntimamente ligadas a la Antártida,  al Atlántico sur y a la industria pesquera, sin embargo hoy no se ofrece una salida laboral de calidad a los egresados de nuestras universidades.

El proyecto ha sido estudiado y evaluado, no duplica gastos sino que unifica los esfuerzos para sostener una Argentina grande, es posible comenzar a cambiar de proyectos para consolidar nuestros derechos legítimos en conflicto. Se trata de comenzar.

*Mariano Memolli es médico , ex jefe de base Antártica Jubany  (Carlini) , ex Director Nacional Antártico, presidente Fundación ProAntártica, ex representante Nacional ante el Comité de protección Ambiental del Tratado Antártico, Miembro del Comité Científico Asesor de la Iniciativa Pampa Azul, profesor Higiene y Seguridad en Ambientes Extremos.

Alejandra Portatadino es ingeniera mecánica, ex gerente de Chevron desempeñó tareas en Chile y Alaska, cofundadora de Ingeniería sin Fronteras Argentina, miembro de Fundación ProAntártica, FIPCA, (Fundación Interactiva para promover la Cultura del Agua), CAI (Centro Argentino de Ingenieros) y ASME (Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos) profesora Post Grado en la UTN, integra el grupo Bolívar y la Comisión de agua y Saneamiento del Instituto Patria.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: